jueves, 23 de febrero de 2017

ACERCA DEL VAMPIRO

            En el lenguaje popular se llama vampiro o chupa sangre al que explota el trabajo del otro y al mismo tiempo toma sus recaudos para que el otro no pueda explotar. Viene a ser la otra cara del que labura noche y día como un buey. La cara oculta -o no tan oculta- del que vive de los otros, del que afana y el que curra, y para el que no parece existir la ley.
Con Mihai Stoica y Petru Craciunescu,
autor del libro  “Strigoi” – Bucarest, 1974
            Pero hoy vamos a referirnos a otro tipo de vampiro. Recordaremos al Conde Drácula, el inmortal personaje de Bram Stoker.
            Drácula es una palabra de origen rumano, que tiene dos significados: puede ser “drac”, diablo, o “dracul”, dragón.
            Este personaje, desde su nacimiento literario, en 1897, ha originado numerosos estudios, ha sido llevado muchas veces al cine y ha gozado siempre de muy buena prensa. A través de los años, se ha ido perfilando hasta lograr una personalidad tan definida que, más que un espectro, hoy se nos puede antojar como un viejo conocido. Alguien que se ha ido metamorfoseando hasta convertirse en un personaje tan digno, dentro de su desgracia, tan aparentemente real, tan terrorífico y cruel a la vez, que hasta nos da pie (un pie muy pálido, por supuesto) para que lo tratemos con humor.
            La astucia del Conde Drácula es proverbial. Si alguna vez se le aparece y le dice que le amará hasta la muerte, tenga por seguro que se refiere a la muerte suya y no a la de él. Recuerde que detesta la luz del día y el olor del ajo.

            A Drácula y a Lucy, la más conocida de sus víctimas, los he llevado al tango: 
TANGO DEL VAMPIRO

Escucho a un fueye que me asegura
                                         que ya es de noche y es noche oscura.

                                         Hoy su rezongo suena a sirena
                                         que está anunciando que hay luna llena.

                                         Éste es el tango que con voz ronca
                                         le canto a Lucy al salir del jonca.

                                         ¡Lucy! ¡Mi Lucy! Que no hay collares
                                         con que se oculten tus yugulares.

     Desde hace siglos no siento el hambre 
                                          y hoy sólo quiero beber tu sangre.

ELLA:
¡Conde! ¡Mi Conde!
¡Mi amor prohibido!

Ya desde el día en que la has bebido
 mi sangre toda te corresponde.

Si me has herido,
mi flor de anemia
no es esta noche lo que me apremia,
sino la llama que has encendido.

Si algo me quieres,
sólo por eso,

abre la boca con que me hieres
y hoy dame un beso.

                                          El mismo fueye, como si hablara,
                                          me está diciendo que es noche clara.

                                          Ya no es rezongo, ni es la guadaña.
                                          Ni es esa historia de Transilvania.

                                          Éste es el tango con voz quebrada
                                          que ahora le canto a mi enamorada.

                                          ¡Pero carajo!... ¡Pero carajo!...
                                          ¡Quién trajo el ajo!... ¡Quién trajo el ajo!...

                                          ¡Tan justo ahora, que sin collares
                                          Lucy me muestra sus yugulares!


"Tango del vampiro" - Letra de Luis Alposta
Música de Daniel Melingo 
Cantan: Daniel Melingo y Fabiana Cantilo