jueves, 18 de diciembre de 2014

ACERCA DE LA PALABRA BOBO


      Bobo significa tonto, y proviene del latín balbus, tartamudo, (de ahí el verbo balbucear).
            Se aplica a la persona que dice o hace cosas que denotan falta de inteligencia, de listeza o de discreción, a la persona de muy corto entendimiento o extremadamente cándida. O sea que, un bobo viene a ser un simple o simplón, un inocente, un memo, un pánfilo, un pavitonto, un pazguato, un botarate, un papanatas, un mastuerzo, un gaznápiro, o, simplemente, un melón. Se emplea como insulto y, con frecuencia, se utiliza en broma y sin intención ofensiva.
            A fines del siglo XIX, esta palabra pasó al lunfardo con el significado de reloj. Lo común entonces era el uso del reloj de bolsillo, al que se llamó bobo, según algunos, porque se dejaba robar muy fácilmente.
            Pasado el tiempo, a alguien se le ocurrió asociar el tic tac del bobo con el tic tac de las contracciones cardíacas y pasó a llamarse bobo, también, al corazón. Están los que dicen que a este último se lo llama así porque trabaja todo el día y no descansa nunca.
En estos casos, entiendo que lo anecdótico, sin ser arbitrario, es menos peligroso que querer encontrar su origen en una lengua extranjera. Algo que, sí podemos hacerlo si nos referimos al bobo que, al comenzar este siglo, ha venido a reemplazar al yuppie. El nuevo término -bobo- estaba formado por las dos primeras letras de la expresión francesa bourgeois bohème, burgués y bohemio*. Se trataba de jóvenes exitosos que cultivaban el buen gusto, el confort y el perfil bajo; para quienes la ostentación era cosa de mersas.

*En Francia, de acuerdo con Pierre Merle, la noción de "burgués bohemio" apareció el 15 de junio del 2000 en un artículo de la revista Courrier International. El cantante francés Renaud compuso y cantó una canción dedicada a ellos.

Renaud - Les Bobos