jueves, 8 de noviembre de 2012

ACERCA DE EDUARDO AROLAS Y LOS BAILES DEL INTERNADO


          El 21 de septiembre de 1914, en el que fuera el primer Baile del Internado, Francisco Canaro estrenó su tango Matasano, dedicado a los internos del Hospital Durand.
            Esa misma noche, Roberto Firpo les dedicó a los Internos del Hospital San Roque –hoy Ramos Mejía– su tango El Apronte.
            En años posteriores, hizo  también  su  aparición  en  esos  bailes,  alguien  que,  por  su  nombre,  su  bandoneón,  sus  tangos  y  su  romántico  semblante,  habría  de  brillar  con  luz  propia  en  la  constelación  mitológica  del  Buenos  Aires  popular.
            Cuenta  De  Caro,  que  “vestía  saco  negro  cortón  y  trensillado,  pantalón  bombilla  a  cuadritos  y  franja  negra,  pechera  dura  con  corbata  voladora,  zapatos  de  charol  con  taquito  militar  e  iba  peinado  al  medio  en  bandeaux”.
            Se  llamaba  Eduardo  Arolas.  El  que  había  empezado  por  agregarle  una  “s”  a  su  apellido,  para  terminar  siendo  rebautizado  como  “el  tigre  del  bandoneón”.
            Les  aportó  a  los  estudiantes  tres  de  sus  tangos:  AnatomíaRawson  (por  el  nombre  del  hospital)  y  Derecho  Viejo,  éste  último  dedicado  a  los  estudiantes  de  Derecho.
            Quiso  el  destino  que  el  autor  de  El  Marne  se  muriera  precisamente  en  un  hospital,  pero  bastante  lejos  de  Buenos  Aires.  Eduardo  Arolas  falleció  a  los  32  años  en  el  hospital  Bichat  de  París,  el  mismo  mes  y  el  mismo  año  en  que,  por  extraña  coincidencia,  estarían  llamados  a  desaparecer  también,  Los  Bailes  del  Internado:  en  septiembre  de  1924.

* Para escuchar "Rawson" grabado por Arolas en 1917, hacer click: 

 "RAWSON" ( tango) - de Eduardo Arolas
por la orq. de Juan D' Arienzo