jueves, 10 de enero de 2013

ACERCA DE ALGUNAS FRASES PROVERBIALES

A Heráclito, filósofo griego del siglo VI antes de Cristo, se lo suele recordar por las únicas dos frases, que, curiosamente, nunca dijo. Platón es responsable de haberlas legado a la posteridad junto al equívoco: “todo fluye” y “no nos podemos bañar dos veces en el mismo río”.
Píndaro
El poeta Píndaro, también griego y contemporáneo de Heráclito, es el autor de esta máxima: “Serás lo que debes ser, o no eres nada”. Siglos mediante la frase fue repetida por el General San Martín y corregida luego por Mitre: “Serás lo que debes ser, o si no, no serás nada”.
Cuenta la historia que Alejandro (siglo III a. d. C.), estando ebrio, le dio muerte a uno de sus generales más queridos, Clito, el Negro, y que Calístenes, sobrino de Aristóteles, testigo de ese hecho, citó una frase de su tío: “Quien comete un crimen en estado de embriaguez es doblemente condenable”. Aquí el recuerdo de Martín Fierro se impone: que aquél que ofiende embriagao / merece doble castigo.
El poeta español José de Espronceda, muerto en 1842, en El Diablo Mundo pone en boca de uno de sus personajes estos versos: El que lo gana lo jama; / a buscársela, hijo mío, / a hacer tú mismo tu avío, / que el que no llora no mama. Esta última sentencia la volveremos a encontrar en el tango Cambalache, donde va seguida de esta otra: el que no afana es un gil.  



  "Cambalache" - tango de Enrique Santos Discépolo
Canta Edmundo Rivero