jueves, 23 de febrero de 2017

ACERCA DEL VAMPIRO

            En el lenguaje popular se llama vampiro o chupa sangre al que explota el trabajo del otro y al mismo tiempo toma sus recaudos para que el otro no pueda explotar. Viene a ser la otra cara del que labura noche y día como un buey. La cara oculta -o no tan oculta- del que vive de los otros, del que afana y el que curra, y para el que no parece existir la ley.
Con Mihai Stoica y Petru Craciunescu,
autor del libro  “Strigoi” – Bucarest, 1974
            Pero hoy vamos a referirnos a otro tipo de vampiro. Recordaremos al Conde Drácula, el inmortal personaje de Bram Stoker.
            Drácula es una palabra de origen rumano, que tiene dos significados: puede ser “drac”, diablo, o “dracul”, dragón.
            Este personaje, desde su nacimiento literario, en 1897, ha originado numerosos estudios, ha sido llevado muchas veces al cine y ha gozado siempre de muy buena prensa. A través de los años, se ha ido perfilando hasta lograr una personalidad tan definida que, más que un espectro, hoy se nos puede antojar como un viejo conocido. Alguien que se ha ido metamorfoseando hasta convertirse en un personaje tan digno, dentro de su desgracia, tan aparentemente real, tan terrorífico y cruel a la vez, que hasta nos da pie (un pie muy pálido, por supuesto) para que lo tratemos con humor.
            La astucia del Conde Drácula es proverbial. Si alguna vez se le aparece y le dice que le amará hasta la muerte, tenga por seguro que se refiere a la muerte suya y no a la de él. Recuerde que detesta la luz del día y el olor del ajo.

            A Drácula y a Lucy, la más conocida de sus víctimas, los he llevado al tango: 
TANGO DEL VAMPIRO

Escucho a un fueye que me asegura
                                         que ya es de noche y es noche oscura.

                                         Hoy su rezongo suena a sirena
                                         que está anunciando que hay luna llena.

                                         Éste es el tango que con voz ronca
                                         le canto a Lucy al salir del jonca.

                                         ¡Lucy! ¡Mi Lucy! Que no hay collares
                                         con que se oculten tus yugulares.

     Desde hace siglos no siento el hambre 
                                          y hoy sólo quiero beber tu sangre.

ELLA:
¡Conde! ¡Mi Conde!
¡Mi amor prohibido!

Ya desde el día en que la has bebido
 mi sangre toda te corresponde.

Si me has herido,
mi flor de anemia
no es esta noche lo que me apremia,
sino la llama que has encendido.

Si algo me quieres,
sólo por eso,

abre la boca con que me hieres
y hoy dame un beso.

                                          El mismo fueye, como si hablara,
                                          me está diciendo que es noche clara.

                                          Ya no es rezongo, ni es la guadaña.
                                          Ni es esa historia de Transilvania.

                                          Éste es el tango con voz quebrada
                                          que ahora le canto a mi enamorada.

                                          ¡Pero carajo!... ¡Pero carajo!...
                                          ¡Quién trajo el ajo!... ¡Quién trajo el ajo!...

                                          ¡Tan justo ahora, que sin collares
                                          Lucy me muestra sus yugulares!


"Tango del vampiro" - Letra de Luis Alposta
Música de Daniel Melingo 
Cantan: Daniel Melingo y Fabiana Cantilo

jueves, 16 de febrero de 2017

ACERCA DE JACK THE RIPPER

Los crímenes atribuidos a Jack the ripper ocurrieron en el corto período que va desde el 31 de agosto al 9 de noviembre de 1888, y eso le bastó para ser uno de los asesinos con más prensa durante todo el siglo XX.
Los hechos ocurrieron en un suburbio londinense en el que vivían desocupados, inmigrantes indocumentados, prostitutas y curdelas, es decir, un suburbio habitado por gente enferma porque era pobre y que cada día era más pobre porque estaba enferma.
Las víctimas eran prostitutas y, según los riperólogos, que los hay, no fueron más de cinco.
El nombre de la primera fue Mary Ann Nichols, que fue encontrada degollada y con mutilaciones en el abdomen.

Extrañas e ingeniosas teorías tendientes a esclarecer el enigma de la identidad de Jack the ripper o Jack el destripador, terminan diluyéndose entre las brumas londinenses y las de nuestro Riachuelo, dado que hay quienes sostienen que el mencionado asesino serial vino a terminar sus días entre nosotros. En todo caso no ha sido el único, ya que la criatura del Dr. Frankenstein también barajó la posibilidad de autoexiliarse en estas latitudes.

JACK THE RIPPER

Soy fino, pulcro y muy ordenado.
Visto de oscuro y salgo los martes.
Sólo Picasso me ha interpretado:
yo a las mujeres las quiero en partes.

Mi gran orgullo es mi maestría
(que no se dio por casualidad).
Yo fui ayudante de anatomía.
¡Lo mejorcito en la Facultad!

Por lo que sigue no se me asuste. 
Soy Jack the Ripper pa´ lo que guste.
Ya pasó un siglo y de cuando en cuando

si vuelvo al yeite de destripar,
es porque busco seguir zafando
y hacerle un corte a la Scotland Yard.


jueves, 9 de febrero de 2017

ACERCA DEL EXTRAÑO CASO DEL DR. JECKYLL Y MR. HYDE

El inmortal libro de Stevenson, escrito a fines de 1885, es una alegoría moral narrada como historia de misterio, en la que los dos extremos, el bien y el mal, se unen en una sola persona. En la de un médico que descubre una sustancia química capaz de transformarlo, primero a voluntad y después incontroladamente, en un monstruo. En un monstruo o una sombra que no es más que su otro yo y que termina por destruirlo. Una sombra que asume todo lo oculto y abominable de su alma.
            La atracción de este pequeño libro está en esa conciencia dubitativa y vacilante del lector. Cada uno de nosotros es el Dr. Jeckyll. Y, también, cada uno de nosotros es mister Hyde.
            Y ahora repasemos esa historia en los catorce versos de un soneto:



EL EXTRAÑO CASO...

Luis Alposta y Daniel Melingo - 24 -XII - 1998
Entre alambiques juntó experiencia
y halló el brebaje del bien y el mal.
Hoy a babuchas de su conciencia
va el homo sapiens y el animal.

Ya no es el mismo su consultorio.
Ya no hay pacientes que visitar.
Ahora es adicto al laboratorio
y hay un cadáver en el placard.

Su yo y su sombra se han separado.
Es el galeno o el depravado.
Son los dos puntos que lleva adentro

sin darse bola y ese es el guay.
Y en la constante del desencuentro
va el doctor Jekyll con mister Hyde.

Luis  Alposta
11 / XI / 98
Musicalizado  y  grabado  por  Daniel  Melingo, 
en  diciembre  de  2004,  en París.

"El extraño caso..." - interpretado por Daniel Melingo
 Este video fue filmado en el Colegio Nacional Buenos Aires.

jueves, 2 de febrero de 2017

ACERCA DE TIEMPOS Y MODOS VERBALES

     A mi maestra de tercer grado, María Iole Fornoni de Gallo.


Con - jugando 
            milonga

El tercero, de izq. a derecha, en la fila del medio. Año 1946
Con Iole el día que mi hijo Luis cumplió 2 años - 1989
Yo he
Yo hube
Yo había
Yo cantaba
Yo canté
Yo canto
Yo cantaré
y yo feliz cantaría
y yo feliz cantaría
si a mi me escuchase Usted.

Pretéritos y futuros...
presente... condicional...
imperfectos o perfectos...
siempre los conjugué mal.

Y hoy en primera persona
quiero decirle cantando
que aprendí tiempos y modos
conjugando... conjugando.

Yo soy
Yo era
Yo fui
Yo sería
Yo seré
Yo sea
Yo fuera o fuese
el que conjugando canta
el que conjugando canta 

si la que escucha es Usted.


Letra: Luis Alposta
Música: Aldo Videla 
"CON-JUGANDO"  - Canta A. Videla
Guitarras A. Videla y Carlos César
(Click en el triángulo de play