martes, 19 de abril de 2011

ACERCA DE BENVENUTO CELLINI

Benvenuto Cellini nació en Florencia, en el 1500, y se inició como aprendiz de orfebre a la edad de 15 años. Fue discípulo de Miguel Ángel durante corto tiempo y llegó a ser un destacado escultor y uno de los grabadores y orfebres más importantes del Renacimiento italiano. 
A los 16 años tuvo que exiliarse en Siena a consecuencia de su apasionado temperamento que lo llevaba a involucrarse continuamente en duelos y peleas. Sus Memorias no sólo ofrecen un retrato valioso de la vida política, social y eclesiástica del siglo XVl, sino también un ameno relato de sus huidas, aventuras e intrigas.
Considerado como un prototipo del hombre del Renacimiento, Benvenuto Cellini fue alguien que, al mejor estilo de los cuchilleros de Borges, supo cargar sobre sus espaldas más de una muerte. Tenía su taller de orfebrería en el Ponte Vecchio, sobre el río Arno. 
Por sus aires lunfardos y a falta de un tango que lo recuerde, valga este soneto que escribí en Florencia en 1975:

A una sombra del 1500

                                                         En la ciudad en que la flor del lirio
                                                         es emblema y el Arno la atraviesa,
                                                         creo ver una inmensa fortaleza
                                                         concebida entre el arte y el delirio.

                                                         Allí perdió el infierno su secreto
                                                         y Boccaccio escribió el Decamerón.
                                                         Y sabe Dios al pie de qué balcón
                                                         Petrarca a Laura le leyó un soneto.

                                                         Es en esa ciudad, cuando oscurece,
                                                         que sobre el Ponte Vecchio me parece
                                                         ver entre sombras la crispada mano.

                                                         Pero el día me vuelve a la certeza.
                                                         El buril o el cincel ya no interesa
                                                         y hay un puñal que está aguardando en vano.

Ob. de la ópera "BENVENUTO CELLINI", de HÉCTOR BERLIOZ
Sinf. de Montral
(Click con el mouse en el triángulo de play)
Busto de Benvenuto Cellini en el Ponte Vecchio