jueves, 26 de abril de 2012

ACERCA DE LA FRUSTRACIÓN AMOROSA


En la cultura occidental la fuente más copiosa de la inspiración lírica ha sido siempre el tema del amor frustrado. Los trovadores medievales entonaban coplas, alboradas y serenatas en las que desgranaban las penas que sentía un caballero por causa de una noble dama, hermosa e impoluta, que, por lo general, no le llevaba el apunte. Muchos de los sonetti, canzoni y rime que compuso Dante se inspiraron en su amor no correspondido por Beatriz de Portinari, y el frustrado amor de Petrarca por Laura de Sade dio como fruto algunas de las mejores composiciones líricas del Renacimiento Italiano. Cuando Werther, el desventurado y pálido protagonista de la célebre novela epistolar de Goethe, se quitó la vida porque amaba a una mujer casada, desencadenó el movimiento romántico en el que más de uno, por penas de amor, buscó que “el tiro del final” le saliese.
Alguien dijo, y con razón, “boca que besa no canta”. Y tal vez por eso, en el primer tango que cuenta una historia, con principio, nudo y desenlace, en el amor, ya estaba ínsito el dolor y el abandono. En Mi noche triste, Pascual Contursi, su autor, no necesitó más que dos versos de ocho sílabas para hablarnos poéticamente de un amor no correspondido, de una frustración amorosa. Y eso fue, cuando cachó un lápiz y escribió: Percanta que me amuraste / en lo mejor de mi vida... 

"Mi noche triste" - tango de Pascual Contursi y Samuel Castriota
Canta Carlos Gardel 

jueves, 19 de abril de 2012

ACERCA DE RANKO FUJISAWA



    Entre las cancionistas japonesas que fueron atraídas por el tango merece un capítulo especial Ranko Fujisawa, a quien conocí el 12 de febrero de 1980, en el café “Ten Roses” de Tokio. Fuimos presentados por Yoyi Kanematz. Durante aquel encuentro, Ranko me dijo que ése habría de ser el primer reportaje que un argentino le hacía en su país.
Con Ranko y su esposo Shimpei Hayakawa
Tokio, 15 - 2 - 1981
            - Comencé, siendo muy joven, a trabajar en un club americano, donde cantaba clásico. Pero recién fui ganada por el tango argentino cuando escuché por primera vez “La cumparsita”, interpretada por la Orquesta Típica Tokio. Después de sentir una profunda emoción, decidí que debía cantar esa música.
            Ya casada con Shimpei Hayakawa, director de la Orquesta Típica Tokio, es incorporada a dicha agrupación en la que canta tangos en castellano.
            - El primer tango que canté fue “Caminito” -me dijo-  acompañada por la orquesta que dirigía mi esposo, en 1948, a bordo de una fragata argentina. Viajé por primera vez a la Argentina a mediados de agosto de 1953 y me presenté ante el público porteño acompañada por Aníbal Troilo y Roberto Grela, en el teatro “Discépolo”. Volví a Buenos Aires en 1954, 1956 y 1964.
            Un año después de aquel encuentro,  en febrero de 1981, me invitó a verla actuar: fue cuando hizo su reaparición ante el público japonés acompañada  por el maestro Horacio Salgán, en el teatro Shibuya Kokaido, en Tokio.
            En junio de ese mismo año volvimos a encontrarnos, pero esta vez en Buenos Aires, y lo festejamos con una cena.
            Ranko dio su último recital el 6 de septiembre de 1991. Desde entonces, vive en la ciudad de Nagaoka, distante 300 km de Tokio.

"Caminito" - Tango de Juan de Dios Filiberto y Gabino Coria Peñaloza
Canta Ranko Fujisawa con la orquesta de Miguel Caló

jueves, 12 de abril de 2012

ACERCA DEL MIEDO


Miedo es la perturbación angustiosa de nuestro ánimo por un riesgo o mal que realmente habrá de ocurrir o que imaginamos. Miedo es el recelo o la aprensión que sentimos frente a la certeza o posibilidad de que nos suceda algo contrario a lo que deseamos. Quinto Curcio, uno de los primeros biógrafos de Alejandro, decía que el miedo se horroriza de todo, hasta de aquello que pudiera socorrerle.
Edvard Munch
Es lo que, cuando éramos pibes, llamábamos cuiqui o chucho, muy lejos de saber, entonces, que esta última palabra la heredamos del quichua.
El susto, en cambio, es la impresión repentina causada en el ánimo por una sorpresa o por el mismo miedo. Y el julepe, palabra de origen persa que, arabizada, significa agua de rosas, y que, también, designa un determinado juego de naipes, entre nosotros es un término que está más cerca del susto que del miedo.
Tener miedo es tener jabón, y no precisamente para bañarse; pegarse un susto o pegarse un julepe, es también pegarse un jabón; si al miedo o al jabón se le suma el espanto hablamos de pavura. Y si la pavura pasa súbitamente y sin fundamento a ser terror generalizado, es entonces cuando se escucha pedir a gritos que no cunda el pánico.
Hay otra palabra que mucho tiene que ver con la fisiología que, también, alude al susto y al miedo. Y si no la digo es porque sé que, en determinadas circunstancias, lo que se puede ganar en expresividad se pierde en decoro. 

"Tengo Miedo" * - tango de José María Aguilar y Celedonio Flores 
Canta Carlos Gardel
* Me contaba Manuel Flores que, a su hermano Cele, de todos sus tangos este era el que más le gustaba.

jueves, 5 de abril de 2012

ACERCA DEL TATUAJE CARCELARIO


Los tatuajes carcelarios pueden ser utilizados (dentro y fuera de la cárcel) para demostrar la pertenencia al grupo o registrar la historia personal del portador. En los últimos tiempos algunos diseños han sido desarrollados para reconocer en ellos sentidos codificados.
Veamos los más comunes:

Los cinco puntos 
En la mano izquierda significan que el que lo lleva va a vengarse de un policía o de quien lo delató. Los cinco puntos en la mano derecha , en cambio, revelan que cayó preso tras ser acorralado por la policía.




Manzana mordida
Generalmente se lo hacen por la fuerza a los violadores y eso significa que pasará a ser “la mujer” de los presos.





Serpiente con espada 
Significa que mató a un policía o a un delator.




Tela de Araña
Significa que lleva mucho tiempo preso. Cada aro de la telaraña puede simbolizar cada año pasado en prisión.
También puede significar  problemas o enredos (ya sea con las drogas, el alcohol o con una mujer).





Nombre rodeado por cuatro comillas o en forma de cruz
Representa algo o alguien por lo cual el preso se juega la vida o ama para siempre. 





Corazón con Alas
El amor a la libertad, el deseo de estar libre.




Símbolo de la Paz
Se lo tatúan presos que son relativamente pacíficos o no quieren problemas dentro de la cárcel.




(Hacer click)

"EL TATUAJE"
(tango rebetiko)

Letra: Luis Alposta
Música: Daniel Melingo 

Extraños signos se ocultan
bajo la piel del recluso
que aguja y tinta le puso
al lenguaje carcelario
dibujando su prontuario
de la cabeza a los pies.

De los veinte lleva diez
De los veinte lleva diez.

Estigma de la leonera
que ha de llevar de por vida
como símbolo y herida
gramática que en su piel
a más de darle cartel
lo pinta de cuerpo entero.

Siempre estará prisionero
Siempre estará prisionero

Se pianta a fuerza de paco
Pero un ruido de cerrojos
lo lleva a entreabrir sus ojos
y al ver de nuevo el tatuaje
laberinto de un paisaje
con trazo de filigrana

Recuerda que sigue en cana
Recuerda que sigue en cana