jueves, 20 de abril de 2017

ACERCA DE ALCOHOL Y DROGAS EN LOS TÍTULOS DE ALGUNOS TANGOS Y ALGO MÁS




     El alcohol y las drogas no sólo han generado, y siguen generando, patologías, marginalidad, miserias, dólares y delitos, sino, también, palabras, modismos, y hasta títulos de memorables tangos. Entre otros, recordemos Whisky, de Héctor Marcó; El encopao, de Enrique Dizeo; La cocaína, de Gerardo Alcázar; Morfina, de José López García; Metele morfina, de León Belloc; El opio, de Francisco Canaro, y Los dopados, o Los mareados, de Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo. 
         Entre las muchas historias sobre drogas y drogadictos que en el mundo han sido, está la que nos cuenta que, en la tarde de un lluvioso domingo, un joven entró en una botica de la londinense calle Oxford y adquirió un frasquito de tintura de opio para calmar su dolor de muelas. Fue así como comenzó para Thomas De Quincey un hábito que habría de atormentarlo la mayor parte de su vida. El uso prolongado de la droga produciría en él lóbregas visiones, horribles pesadillas y períodos de postración física y mental. Y de tales experiencias, De Quincey extrajo su obra clásica, Confesiones de un opiómano inglés. 

Y ahora, vaya como yapa y en cumbia, esta otra historia:

EL AVIADOR

Sin saber nada de aviones
y pretendiendo volar
se le vino a dar la cosa
cuando se acercó al hangar.

El debut lo hizo de un saque.
Le metió para adelante
y sin pensarlo dos veces
se mandó un vuelo rasante.

Cuando consiguió el brevet,
tras pocas horas de vuelo,
era difícil hallarlo
con los dos pies en el suelo.

Y así, volando… volando…
con maquinaria caduca,
perdió brújula una noche
y se encomendó a San Tuca

Y al igual que el Principito,
hoy vive en otro planeta,
no quedando rastro alguno
ni de él ni de su avioneta. 

                                 Luis Alposta

Del reportaje a Acho Estol, realizado por Cristian Vitale en Página 12, el 30 de Junio de 2012
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-25690-2012-06-30.html
..........................................................................................................................................
–Y el tema “El aviador”, de Luis Alposta,  Ud. lo musicalizó en clave de cumbia...?

–Me lo mandó él y me dijo que era una metáfora del paco, de un pibe que se iba a la mierda con la droga, y se me ocurrió que tenía que ser una cumbia tipo Wawancó. Cuando le mandé el mail diciéndole eso, me contestó que había sido íntimo amigo de Los Wawancó y me empezó a mandar fotos suyas con ellos. ¡Había estado directamente dentro de la formación! Y, sí, le gustó mucho. Pensé que iba a tener algún recelo con el tema de la cumbia, pero lo subestimé, porque es un moderno absoluto. Todos aprendemos como locos de él.
Ver (hacer click):
 ACERCA DE LOS WAWANCÓ

"El aviador" (2008) - Letra: Luis Alposta - Música: Acho Estol - Canta: Pablo Marchetti

jueves, 13 de abril de 2017

ACERCA DE CUATRO EXPRESIONES QUE VIENEN DE LEJOS

Jota es el nombre de una letra, y en segunda acepción, utilizándose con negación, significa cosa mínima o la mínima cosa que se puede saber o entender de algo. De ahí que se diga no saber ni jotano entender ni jota. Y esto es algo que viene de lejos. La jota (yud) es la letra más pequeña del alfabeto hebreo
En el Sermón de la Montaña, Jesús, refiriéndose a la no profanación de las cosas santas, nos manda no arrojar perlas a los puercos, no sea que las pisoteen y volviéndose hacia nosotros nos despedacen.
A dos mil años de distancia, seguimos diciendo que no hay que darles margaritas (en latín perlas) a los chanchos.
Es la Biblia, también, la que nos cuenta que Jesús fue rechazado en Nazaret. Eso ocurrió un sábado en que se puso a enseñar en la sinagoga. Los vecinos, allí reunidos, decían, asombrados: -¡Pero, de dónde le viene a éste tanta sabiduría! ¡Acaso no es éste el hijo del carpintero! ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanos? Fue cuando Jesús dijo que “Un profeta sólo es despreciado en su pueblo, entre sus parientes y en su casa." 
Y no hay tutía. La misma Biblia nos dice que en esto no hay milagro que valga. Nadie es profeta en su tierra¡Pero qué va a ser importante ese tipo, si vive a la vuelta de mi casa! 
Y una cuarta. Cuando le pregunté al "centurión" sobre el origen de la expresión "se armó el tole tole", pasó a explicármelo: -Viene de las palabras tolle eum, con las que incitaban a Pilatos para que crucificara a Jesús. La muchedumbre, enardecida, gritaba: ¡Tolle, tolle, crucifige eum!, que en español sería: "¡Elimínalo, elimínalo, crucifícalo!".


Nadie es profeta en su tierra (Fragmento de la Película Jesús de Nazaret


jueves, 6 de abril de 2017

ACERCA DE UN DEBUT A LA CARTA

En 1968 llega por primera vez al Japón la orquesta de Juan D’Arienzo... pero sin D’Arienzo. El músico debió quedarse en Buenos Aires, aduciendo razones de salud (aunque entre sus amigos circuló la versión de que el verdadero motivo era su proverbial rechazo a los viajes en avión). Lo cierto es que la orquesta fue dirigida en esa oportunidad por el pianista Juan Polito. El debut se produjo el 30 de septiembre en el teatro Hibiya de Tokio, dando comienzo, así, a una gira que incluyó 32 presentaciones. En el programa se reproducía una carta del maestro D’Arienzo, disculpándose por no haber podido viajar.
El texto de la carta es éste:
“Lamento mucho que en esta ocasión no pueda saludar personalmente a Su Majestad el Emperador y al pueblo de Japón por quien siento una gran admiración, pues por indicación médica no se me permite realizar el viaje que espero poder hacer en otra oportunidad. No obstante la orquesta que irá a actuar a esa, será integrada por conocidos profesores, que espero va a satisfacer en forma amplia al público de ese país.
Aprovecho esta magnífica oportunidad para renovar por su intermedio a su Majestad el Emperador mi mayor respeto y al público japonés la seguridad de mi simpatía.” 

Firmado: Juan D’Arienzo 


"Mi Japón" - tango - Letra: Armando Cereminati - Música: Juan Polito y Carlos Lázzari
Orquesta: Juan D'Arienzo - Canta: Alberto Echague
Dedicado a la colectividad japonesa a la vuelta del viaje a Japón de la Orquesta 
JUAN D'ARIENZO

jueves, 30 de marzo de 2017

ACERCA DE LA ESTROFA ANÓNIMA

La estrofa anónima (que siempre tiene autor), es decir la tradicional, la recogida por la voz viva del pueblo, la que encierra un espíritu, un estilo, una gracia. La que no tiene complicaciones o alambicamientos retóricos. La que, por lo general, con sólo cuatro versos breves, dúctiles y hondos, les puede dar cabida a todos los sentimientos y emociones. Estrofa mágica, capaz de encerrar un mundo maravillosamente infinito, como es el corazón humano. La que revela la proeza de mostrar lo más genuino de una tradición popular, con matices y tonos muy sutiles. Ésa es la copla anónima.

 Como la que se puede leer en los jardines de la Alhambra (folklorizada, aunque se sepa que su autor fue Francisco A. de Icaza):


“Dale limosna mujer
que no hay en la vida nada
como la pena de ser  
ciego en Granada.”



O esta otra, una quintilla que le escuché a Rafael Jijena Sánchez, en la que un charro mejicano nos la ofrece como para bordarla en su sombrero: 

“Comadre, cuando me muera,
haga de mi barro un jarro;
si tiene sed en él beba,
si a los labios se le pega,
son los besos de su charro.”

 Hace algunos años (cerca de cuarenta), en el consultorio médico de una obra social, un paciente, llamado Sergio Chasco *, me entregó la letra de una milonga que acababa de escribir, a la que tituló "Cuando la guita era buena". Siempre lamentaré haberla extraviado, pero, lo que sí debo agradecerle a mi memoria es que haya conservado de aquella letra esta cuarteta, porteña, sentenciosa, inspirada en una frase que se le atribuye a Gardel y, seguramente, también llamada a folklorizarse:

Si hasta Gardel tan gentil
solía decir a diario:
"Nunca lo avivés a un gil, 
dejalo que siga otario.” 

"En un feca" - letra y música: Anónimo 
Canta: Edmundo Rivero


*Siempre recordé esta cuarteta, no así el nombre de su autor, hasta que, mientras escribía estas líneas, encontré, inesperadamente, en una vieja carpeta, esta "receta":



jueves, 23 de marzo de 2017

ACERCA DE ALBERTO VACAREZZA


Alberto Vacarezza, que hizo su entrada en el mundo por Villa Crespo el 1º de abril de 1886, con el nombre de Bartolomé Ángel Venancio Alberto Vaccarezza y nos dejó el 6 de agosto de 1959, fue un destacado comediógrafo y el más prolífico y popular de los sainetistas argentinos; autor de El conventillo de la Paloma; Tu cuna fue un conventillo; Juancito de la Ribera; Lo que le pasó a Reynoso, entre muchos otros. Sus obras alcanzaron cientos de representaciones. 

          Autor de numerosas letras de tango, zambas, estilos y ritmos afines.
Carlos Gardel le grabó 13 temas.
Con música de Enrique Delfino
La copa del olvido; Otario que andás penando; Adiós, que te vaya bien; Araca corazón; Eche otra caña pulpero; Francesita; No le digas que la quiero; Padre nuestro y Talán…  talán. 
Con música de Antonio Scatasso:
Adiós para siempre; El poncho del amor y No me tires con la tapa de la olla (a partir del tango primitivo del mismo título).
Con música de Raúl de los Hoyos
El carrerito

Alberto Vacarezza ha sido, también, hombre de radio, en la que actuó como charlista y decidor de sus propios poemas, muchos de ellos editados en libros, tales como: "La Biblia gaucha", "Dijo Martín Fierro" y "Cantos de la vida y de la tierra".

"Era una paica papusa... " en la voz de Alberto Vacarezza

jueves, 16 de marzo de 2017

ACERCA DE LAS VOCES DE ALERTA EN LUNFARDO


Así como los monos prorrumpen en gritos de alerta a sus compañeros, avisándoles de algún peligro inmediato, y las aves de corral ante el más mínimo gesto de agresión se ponen a cacarear alertando a todo el gallinero, el más lejano de nuestros antepasados,  seguramente, imitó el gruñido de una bestia salvaje para avisarle así a sus congéneres sobre la naturaleza del riesgo. Esto habría sido quizá el primer paso dado para la formación de un lenguaje. Desde entonces, a medida en que se comenzó a usar más y más la voz, los órganos vocales se fueron desarrollando y perfeccionando como respuesta a los efectos heredados del uso, lo que habría de reaccionar, cerebro y siglos mediante, sobre la facultad del habla.


Y así, hasta llegar al lunfardo, al que,  el homo-malandra enriqueció sumándole voces de alerta y de advertencia, tales como:

Ancú o ancún. interj. ( origen desconocido) Voz de atención o alarma. - ¡Ancún, la cana!, ¡cuidado, que hay peligro!  (JAS.) (AD.)
Araca. interj. (del uajili haraka: ¡rápido!, ¡rapidísimo!, ¡ahora! (LA.) // del caló aracatanó: guardián –palabra que los presos empleaban para prevenirse ante la cercanía de un guardián-.) Voz de alarma, de prevención. ¡Cuidado! (LCV.) 
Araña. Interj. Voz de alarma, de sorpresa. (LCV.)
Atenti. Interj. (del siciliano. attentu: atento.) Voz de alerta, de advertencia; ¡cuidado!
Dequera. Interj. (de la exp. Ingl. take care: ten cuidado.) Cuidado, recelo, precaución. Acción de prevenir un daño, riesgo o trampa. Señal de alarma en caso de peligro.
Dequerusa. Interj. Forma fest. de dequera. “Una explicación: los policías de civil recorrían las calles (¨hacían calle¨) de a dos; como se los denominaba ¨pescados¨ o ¨pescaos¨, en el ambiente delictivo nació la expresión que luego habría de popularizarse: Dequerusa la merluza, isolina la corvina.”  (EG.)
Guarda. Interj. (del ital. guardare: mirar) ¡Ojo! // ¡Cuidado con…! // Expresión que denota amenaza, precaución o aviso de un peligro o daño (JAS.)
Isa. Interj. (del maltés y siciliano issa: ¡ahora! (LA.) // del gen. Isa: ¡ánimo!, ¡fuerza!) (G.P.) - Poner sobre aviso, voz de alerta, advertencia. 
Isolina. Igual que isa.

AD:      Antonio Dellepiane (1897)
EG:      Eduardo Giorlandini
G.P.      José Gobello y Luciano Payet (1959)
JAS.     José Antonio Saldías (con el seudónimo de Rubén Fastrás) 1913 – 1915
LA.       Luis Alposta 
LCV.     Luis C. Villamayor (1915)

"Araca la cana" - tango - Letra: Mario Rada - Música: Enrique Delfino   


"Araca corazón" - tango - Letra: Alberto Vacarezza - Música: Enrique Delfino 

jueves, 9 de marzo de 2017

ACERCA DEL TANGO Y SUS APOLOGÍAS

Con Enrique Cadícamo - (1981), autor de "Apología tanguera"
      El tango es, esencialmente, un arte de síntesis.
Puede ser una sinfonía, un ballet de pareja abrazada, una novela existencial musicalizada o las tres cosas juntas, sin necesitar para eso más de dos o tres minutos.
El tango es la música de fondo de nuestra inefable identidad nacional proyectada al mundo.
Es una música popular que nos identifica y singulariza.
De nuestra “banda sonora” , tal vez sea lo mejor.
Generador de un heterogéneo corpus de textos teóricos de diferente intención y calado, el tango, como Sócrates, ha tenido también más de una apología. Y pruebas al canto.
Recordemos la “Apología del Tango” de Manuel González Baraldo, de 1924, con música de Ataliva Montenegro; la de Francisco Brancatti y la de Enrique P. Maroni, sin duda la más difundida… la que nos dice:

"Tango que me hiciste mal
                                               y que, sin embargo, quiero
                                               porque sos el mensajero
                                               del alma del arrabal;
                                               no sé qué encanto fatal
                                               tiene tu nota sentida,
                                               que la mistonga guarida
                                               del corazón se me ensancha,
                                               como pidiéndole cancha
                                               al dolor que hay en mi vida.”

… y que aquí podremos escuchar en la voz de su autor.
Enrique P. Maroni - "Apología del tango"
Y eso sin olvidar la “Apología tanguera” escrita por Enrique Cadícamo, que musicalizó y cantó como ninguna Rosita Quiroga con el acompañamiento del trío de Ciriaco Ortíz.

jueves, 2 de marzo de 2017

ACERCA DE UN TANGO PARA FRANKENSTEIN


"La novia de Frankenstein" (1935) Dirigida por James Whale
Actores: Boris Karloff y Elsa Lanchester

         En la novela de Mary Shelley, "Frankenstein" (escrita en 1816), en el capítulo XVII, cuando la Criatura le pide a su creador que le haga una novia, lo hace con estas palabras:

       Estoy terriblemente solo, nadie quiere compartir mi vida; es imposible que nos separemos sin que prometáis concederme lo que os pida. Sólo una mujer tan monstruosa y deforme como yo estaría dispuesta a concederme su amor; una mujer que fuera en todo semejante a mí, que poseyera incluso mis defectos.
     Si aceptáis otorgarme lo que os suplico, nunca, ni vos ni cualquier otro ser humano, volveréis a verme. Me estableceré en las enormes tierras deshabitadas de América del Sur.

         O sea que, si doscientos años atrás la Criatura a la que solemos llamar Frankenstein le echó el ojo a la Patagonia, bien pudo haber cantado estos versos:

   “FRANKENSTEIN”
             (tango)

Entre el horror y el espanto
hago de mi grito un canto:

Mi drama es no tener madre
y ser engendro de un padre
que ahora reniega de mí,
y aunque sin nacer nací
sin tener siquiera un nombre
soy sólo un remedo de hombre,
un muñeco desdichado,
y si fui galvanizado
por mi padre Frankenstein,
en tangótico vaivén,
hoy lo que más me subleva
es ser un Adán sin Eva,
tener prohibido el nosotros
y ver amarse a los otros.
¡Ver cómo comen perdices
y yo con mis cicatrices!
Es por mi figura horrible
que nunca seré querible;
y hago de mi grito un canto
entre el horror y el espanto:

Mi drama es no tener madre. 
                                ¡Compadre!

"FRANKENSTEIN" - Letra: Luis Alposta - Música: Acho Estol
La Chicana - Canta: Dolores Solá

jueves, 23 de febrero de 2017

ACERCA DEL VAMPIRO

            En el lenguaje popular se llama vampiro o chupa sangre al que explota el trabajo del otro y al mismo tiempo toma sus recaudos para que el otro no pueda explotar. Viene a ser la otra cara del que labura noche y día como un buey. La cara oculta -o no tan oculta- del que vive de los otros, del que afana y el que curra, y para el que no parece existir la ley.
Con Mihai Stoica y Petru Craciunescu,
autor del libro  “Strigoi” – Bucarest, 1974
            Pero hoy vamos a referirnos a otro tipo de vampiro. Recordaremos al Conde Drácula, el inmortal personaje de Bram Stoker.
            Drácula es una palabra de origen rumano, que tiene dos significados: puede ser “drac”, diablo, o “dracul”, dragón.
            Este personaje, desde su nacimiento literario, en 1897, ha originado numerosos estudios, ha sido llevado muchas veces al cine y ha gozado siempre de muy buena prensa. A través de los años, se ha ido perfilando hasta lograr una personalidad tan definida que, más que un espectro, hoy se nos puede antojar como un viejo conocido. Alguien que se ha ido metamorfoseando hasta convertirse en un personaje tan digno, dentro de su desgracia, tan aparentemente real, tan terrorífico y cruel a la vez, que hasta nos da pie (un pie muy pálido, por supuesto) para que lo tratemos con humor.
            La astucia del Conde Drácula es proverbial. Si alguna vez se le aparece y le dice que le amará hasta la muerte, tenga por seguro que se refiere a la muerte suya y no a la de él. Recuerde que detesta la luz del día y el olor del ajo.

            A Drácula y a Lucy, la más conocida de sus víctimas, los he llevado al tango: 
TANGO DEL VAMPIRO

Escucho a un fueye que me asegura
                                         que ya es de noche y es noche oscura.

                                         Hoy su rezongo suena a sirena
                                         que está anunciando que hay luna llena.

                                         Éste es el tango que con voz ronca
                                         le canto a Lucy al salir del jonca.

                                         ¡Lucy! ¡Mi Lucy! Que no hay collares
                                         con que se oculten tus yugulares.

     Desde hace siglos no siento el hambre 
                                          y hoy sólo quiero beber tu sangre.

ELLA:
¡Conde! ¡Mi Conde!
¡Mi amor prohibido!

Ya desde el día en que la has bebido
 mi sangre toda te corresponde.

Si me has herido,
mi flor de anemia
no es esta noche lo que me apremia,
sino la llama que has encendido.

Si algo me quieres,
sólo por eso,

abre la boca con que me hieres
y hoy dame un beso.

                                          El mismo fueye, como si hablara,
                                          me está diciendo que es noche clara.

                                          Ya no es rezongo, ni es la guadaña.
                                          Ni es esa historia de Transilvania.

                                          Éste es el tango con voz quebrada
                                          que ahora le canto a mi enamorada.

                                          ¡Pero carajo!... ¡Pero carajo!...
                                          ¡Quién trajo el ajo!... ¡Quién trajo el ajo!...

                                          ¡Tan justo ahora, que sin collares
                                          Lucy me muestra sus yugulares!


"Tango del vampiro" - Letra de Luis Alposta
Música de Daniel Melingo 
Cantan: Daniel Melingo y Fabiana Cantilo

jueves, 16 de febrero de 2017

ACERCA DE JACK THE RIPPER

Los crímenes atribuidos a Jack the ripper ocurrieron en el corto período que va desde el 31 de agosto al 9 de noviembre de 1888, y eso le bastó para ser uno de los asesinos con más prensa durante todo el siglo XX.
Los hechos ocurrieron en un suburbio londinense en el que vivían desocupados, inmigrantes indocumentados, prostitutas y curdelas, es decir, un suburbio habitado por gente enferma porque era pobre y que cada día era más pobre porque estaba enferma.
Las víctimas eran prostitutas y, según los riperólogos, que los hay, no fueron más de cinco.
El nombre de la primera fue Mary Ann Nichols, que fue encontrada degollada y con mutilaciones en el abdomen.

Extrañas e ingeniosas teorías tendientes a esclarecer el enigma de la identidad de Jack the ripper o Jack el destripador, terminan diluyéndose entre las brumas londinenses y las de nuestro Riachuelo, dado que hay quienes sostienen que el mencionado asesino serial vino a terminar sus días entre nosotros. En todo caso no ha sido el único, ya que la criatura del Dr. Frankenstein también barajó la posibilidad de autoexiliarse en estas latitudes.

JACK THE RIPPER

Soy fino, pulcro y muy ordenado.
Visto de oscuro y salgo los martes.
Sólo Picasso me ha interpretado:
yo a las mujeres las quiero en partes.

Mi gran orgullo es mi maestría
(que no se dio por casualidad).
Yo fui ayudante de anatomía.
¡Lo mejorcito en la Facultad!

Por lo que sigue no se me asuste. 
Soy Jack the Ripper pa´ lo que guste.
Ya pasó un siglo y de cuando en cuando

si vuelvo al yeite de destripar,
es porque busco seguir zafando
y hacerle un corte a la Scotland Yard.


jueves, 9 de febrero de 2017

ACERCA DEL EXTRAÑO CASO DEL DR. JECKYLL Y MR. HYDE

El inmortal libro de Stevenson, escrito a fines de 1885, es una alegoría moral narrada como historia de misterio, en la que los dos extremos, el bien y el mal, se unen en una sola persona. En la de un médico que descubre una sustancia química capaz de transformarlo, primero a voluntad y después incontroladamente, en un monstruo. En un monstruo o una sombra que no es más que su otro yo y que termina por destruirlo. Una sombra que asume todo lo oculto y abominable de su alma.
            La atracción de este pequeño libro está en esa conciencia dubitativa y vacilante del lector. Cada uno de nosotros es el Dr. Jeckyll. Y, también, cada uno de nosotros es mister Hyde.
            Y ahora repasemos esa historia en los catorce versos de un soneto:



EL EXTRAÑO CASO...

Luis Alposta y Daniel Melingo - 24 -XII - 1998
Entre alambiques juntó experiencia
y halló el brebaje del bien y el mal.
Hoy a babuchas de su conciencia
va el homo sapiens y el animal.

Ya no es el mismo su consultorio.
Ya no hay pacientes que visitar.
Ahora es adicto al laboratorio
y hay un cadáver en el placard.

Su yo y su sombra se han separado.
Es el galeno o el depravado.
Son los dos puntos que lleva adentro

sin darse bola y ese es el guay.
Y en la constante del desencuentro
va el doctor Jekyll con mister Hyde.

Luis  Alposta
11 / XI / 98
Musicalizado  y  grabado  por  Daniel  Melingo, 
en  diciembre  de  2004,  en París.

"El extraño caso..." - interpretado por Daniel Melingo
 Este video fue filmado en el Colegio Nacional Buenos Aires.

jueves, 2 de febrero de 2017

ACERCA DE TIEMPOS Y MODOS VERBALES

     A mi maestra de tercer grado, María Iole Fornoni de Gallo.


Con - jugando 
            milonga

El tercero, de izq. a derecha, en la fila del medio. Año 1946
Con Iole el día que mi hijo Luis cumplió 2 años - 1989
Yo he
Yo hube
Yo había
Yo cantaba
Yo canté
Yo canto
Yo cantaré
y yo feliz cantaría
y yo feliz cantaría
si a mi me escuchase Usted.

Pretéritos y futuros...
presente... condicional...
imperfectos o perfectos...
siempre los conjugué mal.

Y hoy en primera persona
quiero decirle cantando
que aprendí tiempos y modos
conjugando... conjugando.

Yo soy
Yo era
Yo fui
Yo sería
Yo seré
Yo sea
Yo fuera o fuese
el que conjugando canta
el que conjugando canta 

si la que escucha es Usted.


Letra: Luis Alposta
Música: Aldo Videla 
"CON-JUGANDO"  - Canta A. Videla
Guitarras A. Videla y Carlos César
(Click en el triángulo de play

jueves, 26 de enero de 2017

ACERCA DEL VINO



       El Génesis nos dice que Adán y Eva después de “haber comido del árbol de la Ciencia” se dieron cuenta de su desnudez, tuvieron vergüenza y se taparon. Enrique Queirat, que mucho sabía de vinos, fue quien me recordó que la Biblia no habla de manzanas y que, como en esa zona del Medio Oriente donde estaba ubicado el Paraíso no las había, y sí había vides, lo que comieron nuestros primeros padres fueron uvas. Luego, como no tenían ningún trapo a su disposición, se taparon, y no precisamente con hojas de manzano, que hubieran resultado algo chicas por lo menos para Adán, sino con hojas de vid.
Esa costumbre se perpetuó, y así fue como las hojas de parra pasaron después a disimular el sexo de las estatuas. 
La vid terminó invadiendo toda la cuenca del Mar Mediterraneo. Los faraones bebían vinos de Abaris 3500 años antes de Cristo; los griegos vinos de Samos o de Creta; los romanos vinos de Chianti o del Vesubio. Y ya entre nosotros, los parroquianos de históricos bodegones, el priorato o el viejo vino carlón. 
Si bien es cierto que el vino alegra el corazón y que sin vino no hay fiesta, no es menos cierto que vivir hecho una uva no es cosa buena. 
Dice un proverbio japonés: “Con la primera copa, el hombre bebe vino; con la segunda el vino bebe vino, y con la tercera, el vino bebe al hombre.”


COPLAS DE VINO (cueca)

Vino que a mi copa vino
de tan hermoso parral,
miralo por el cristal,
mirá cómo me lo empino.

Yo fui como el picaflor
que pica a la flor volando
y hoy soy canario enjaulado
que se la pasa cantando.

Hay locos por el dinero;
hay locos por el poder,
y hay quienes se han vuelto locos
cantándole a una mujer.

¿Cómo es qué nació mi amor?
De un roce, de una mirada,
tal vez nació de un error
o simplemente de nada.

Siempre con mi mala estrella.
Fue mucho lo que sufrí;
cuanto más lejos de ella
más con ella y más sin mí.

Vino que a mi copa vino
de tan hermoso parral,
miralo por el cristal,
mirá como me lo empino

"COPLAS DE VINO" - Cueca de Luis Alposta y Aldo Videla
Canta Aldo Videla