jueves, 12 de abril de 2012

ACERCA DEL MIEDO


Miedo es la perturbación angustiosa de nuestro ánimo por un riesgo o mal que realmente habrá de ocurrir o que imaginamos. Miedo es el recelo o la aprensión que sentimos frente a la certeza o posibilidad de que nos suceda algo contrario a lo que deseamos. Quinto Curcio, uno de los primeros biógrafos de Alejandro, decía que el miedo se horroriza de todo, hasta de aquello que pudiera socorrerle.
Edvard Munch
Es lo que, cuando éramos pibes, llamábamos cuiqui o chucho, muy lejos de saber, entonces, que esta última palabra la heredamos del quichua.
El susto, en cambio, es la impresión repentina causada en el ánimo por una sorpresa o por el mismo miedo. Y el julepe, palabra de origen persa que, arabizada, significa agua de rosas, y que, también, designa un determinado juego de naipes, entre nosotros es un término que está más cerca del susto que del miedo.
Tener miedo es tener jabón, y no precisamente para bañarse; pegarse un susto o pegarse un julepe, es también pegarse un jabón; si al miedo o al jabón se le suma el espanto hablamos de pavura. Y si la pavura pasa súbitamente y sin fundamento a ser terror generalizado, es entonces cuando se escucha pedir a gritos que no cunda el pánico.
Hay otra palabra que mucho tiene que ver con la fisiología que, también, alude al susto y al miedo. Y si no la digo es porque sé que, en determinadas circunstancias, lo que se puede ganar en expresividad se pierde en decoro. 

"Tengo Miedo" * - tango de José María Aguilar y Celedonio Flores 
Canta Carlos Gardel
* Me contaba Manuel Flores que, a su hermano Cele, de todos sus tangos este era el que más le gustaba.