jueves, 20 de abril de 2017

ACERCA DE ALCOHOL Y DROGAS EN LOS TÍTULOS DE ALGUNOS TANGOS Y ALGO MÁS




     El alcohol y las drogas no sólo han generado, y siguen generando, patologías, marginalidad, miserias, dólares y delitos, sino, también, palabras, modismos, y hasta títulos de memorables tangos. Entre otros, recordemos Whisky, de Héctor Marcó; El encopao, de Enrique Dizeo; La cocaína, de Gerardo Alcázar; Morfina, de José López García; Metele morfina, de León Belloc; El opio, de Francisco Canaro, y Los dopados, o Los mareados, de Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo. 
         Entre las muchas historias sobre drogas y drogadictos que en el mundo han sido, está la que nos cuenta que, en la tarde de un lluvioso domingo, un joven entró en una botica de la londinense calle Oxford y adquirió un frasquito de tintura de opio para calmar su dolor de muelas. Fue así como comenzó para Thomas De Quincey un hábito que habría de atormentarlo la mayor parte de su vida. El uso prolongado de la droga produciría en él lóbregas visiones, horribles pesadillas y períodos de postración física y mental. Y de tales experiencias, De Quincey extrajo su obra clásica, Confesiones de un opiómano inglés. 

Y ahora, vaya como yapa y en cumbia, esta otra historia:

EL AVIADOR

Sin saber nada de aviones
y pretendiendo volar
se le vino a dar la cosa
cuando se acercó al hangar.

El debut lo hizo de un saque.
Le metió para adelante
y sin pensarlo dos veces
se mandó un vuelo rasante.

Cuando consiguió el brevet,
tras pocas horas de vuelo,
era difícil hallarlo
con los dos pies en el suelo.

Y así, volando… volando…
con maquinaria caduca,
perdió brújula una noche
y se encomendó a San Tuca

Y al igual que el Principito,
hoy vive en otro planeta,
no quedando rastro alguno
ni de él ni de su avioneta. 

                                 Luis Alposta

Del reportaje a Acho Estol, realizado por Cristian Vitale en Página 12, el 30 de Junio de 2012
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-25690-2012-06-30.html
..........................................................................................................................................
–Y el tema “El aviador”, de Luis Alposta,  Ud. lo musicalizó en clave de cumbia...?

–Me lo mandó él y me dijo que era una metáfora del paco, de un pibe que se iba a la mierda con la droga, y se me ocurrió que tenía que ser una cumbia tipo Wawancó. Cuando le mandé el mail diciéndole eso, me contestó que había sido íntimo amigo de Los Wawancó y me empezó a mandar fotos suyas con ellos. ¡Había estado directamente dentro de la formación! Y, sí, le gustó mucho. Pensé que iba a tener algún recelo con el tema de la cumbia, pero lo subestimé, porque es un moderno absoluto. Todos aprendemos como locos de él.
Ver (hacer click):
 ACERCA DE LOS WAWANCÓ

"El aviador" (2008) - Letra: Luis Alposta - Música: Acho Estol - Canta: Pablo Marchetti

jueves, 13 de abril de 2017

ACERCA DE CUATRO EXPRESIONES QUE VIENEN DE LEJOS

Jota es el nombre de una letra, y en segunda acepción, utilizándose con negación, significa cosa mínima o la mínima cosa que se puede saber o entender de algo. De ahí que se diga no saber ni jotano entender ni jota. Y esto es algo que viene de lejos. La jota (yud) es la letra más pequeña del alfabeto hebreo
En el Sermón de la Montaña, Jesús, refiriéndose a la no profanación de las cosas santas, nos manda no arrojar perlas a los puercos, no sea que las pisoteen y volviéndose hacia nosotros nos despedacen.
A dos mil años de distancia, seguimos diciendo que no hay que darles margaritas (en latín perlas) a los chanchos.
Es la Biblia, también, la que nos cuenta que Jesús fue rechazado en Nazaret. Eso ocurrió un sábado en que se puso a enseñar en la sinagoga. Los vecinos, allí reunidos, decían, asombrados: -¡Pero, de dónde le viene a éste tanta sabiduría! ¡Acaso no es éste el hijo del carpintero! ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanos? Fue cuando Jesús dijo que “Un profeta sólo es despreciado en su pueblo, entre sus parientes y en su casa." 
Y no hay tutía. La misma Biblia nos dice que en esto no hay milagro que valga. Nadie es profeta en su tierra¡Pero qué va a ser importante ese tipo, si vive a la vuelta de mi casa! 
Y una cuarta. Cuando le pregunté al "centurión" sobre el origen de la expresión "se armó el tole tole", pasó a explicármelo: -Viene de las palabras tolle eum, con las que incitaban a Pilatos para que crucificara a Jesús. La muchedumbre, enardecida, gritaba: ¡Tolle, tolle, crucifige eum!, que en español sería: "¡Elimínalo, elimínalo, crucifícalo!".


Nadie es profeta en su tierra (Fragmento de la Película Jesús de Nazaret


jueves, 6 de abril de 2017

ACERCA DE UN DEBUT A LA CARTA

En 1968 llega por primera vez al Japón la orquesta de Juan D’Arienzo... pero sin D’Arienzo. El músico debió quedarse en Buenos Aires, aduciendo razones de salud (aunque entre sus amigos circuló la versión de que el verdadero motivo era su proverbial rechazo a los viajes en avión). Lo cierto es que la orquesta fue dirigida en esa oportunidad por el pianista Juan Polito. El debut se produjo el 30 de septiembre en el teatro Hibiya de Tokio, dando comienzo, así, a una gira que incluyó 32 presentaciones. En el programa se reproducía una carta del maestro D’Arienzo, disculpándose por no haber podido viajar.
El texto de la carta es éste:
“Lamento mucho que en esta ocasión no pueda saludar personalmente a Su Majestad el Emperador y al pueblo de Japón por quien siento una gran admiración, pues por indicación médica no se me permite realizar el viaje que espero poder hacer en otra oportunidad. No obstante la orquesta que irá a actuar a esa, será integrada por conocidos profesores, que espero va a satisfacer en forma amplia al público de ese país.
Aprovecho esta magnífica oportunidad para renovar por su intermedio a su Majestad el Emperador mi mayor respeto y al público japonés la seguridad de mi simpatía.” 

Firmado: Juan D’Arienzo 


"Mi Japón" - tango - Letra: Armando Cereminati - Música: Juan Polito y Carlos Lázzari
Orquesta: Juan D'Arienzo - Canta: Alberto Echague
Dedicado a la colectividad japonesa a la vuelta del viaje a Japón de la Orquesta 
JUAN D'ARIENZO