jueves, 10 de agosto de 2017

ACERCA DEL AJEDREZ

SIN ENROQUE
Pudiendo  ser  oblicuo  y  pendenciero
en  su  insólito  mundo  ajedrezado,
nunca  participó  del  entrevero,
ni  siquiera  comiendo  de  costado.

Prefirió  la  quietud  de  un  casillero
donde  irónico  juego  le  fue  dado.
Él,  que  buscó  ser  libre  en  el  tablero,
se  vio  en  un  laberinto  confinado.

Fue  entonces  que  atacó  y  quedó  pagando.
No  vio  a  esas  piezas  blancas  aguardando
y  enfurecido  se  largó  al  combate.

Lo  dejaron  venir...  Lo  acorralaron...
De  movida  nomás,  lo  enchalecaron...
y  en  el  Borda  le  dieron  jaque  mate.

Luis  Alposta
    20 / XII / 77  
      LA MUERTE Y EL AJEDREZ
                                                       Serás  rey  o  peón,  espiga  o  paja, 
                                                pero  en  el  ajedrez  de  nuestra  vida 
                  cuando  se  llega  al  fin  de  la  partida
               todos  terminan  en  la  misma  caja.

                                                Mientras  tanto  la  muerte  se  entretiene.
                                                Y  juná  la  confianza  que  se  tiene,
                                                que  hasta  te  da  una  vida  de  ventaja.
Luis Alposta

A la memoria de  PALAMEDES*
* En la mitología griega, Palamedes de Argos, era hijo de Nauplio y nieto de Neptuno.
Cuando Odiseo intentó zafarse de la obligación de acudir a la guerra de Troya fingiendo estar loco, Palamedes descubrió el engaño. En venganza, Odiseo falsificó una carta con el supuesto de que el rey de Troya, Príamo, había propuesto a Palamedes traicionar a los griegos a cambio de oro.
Odiseo escondió el oro en la tienda de Palamedes y éste fue lapidado hasta la muerte por el ejército griego. Nauplio vengó la muerte de su hijo haciendo perderse a la flota griega mediante señales falsas a la vuelta de Troya.
De Palamedes se decía que había inventado el ajedrez y el juego de los dados. Higino, en sus Fábulas le atribuye la invención de parte del alfabeto griego.
Filóstrato le atribuye las invenciones de los faros, de la balanza, del disco y de la guardia con centinelas. Probablemente, los inventos atribuidos a Palamedes tuvieran su origen en Creta.