jueves, 29 de diciembre de 2016

ACERCA DEL BRINDIS


Brindis de fin de año (1945) en la casa de la calle Congreso

      El brindis es el momento de una celebración en el que los invitados levantan y entrechocan las copas para manifestar buenos augurios y/o felicitaciones.
         Con respecto al origen de esta costumbre, la de entrechocar las copas al brindar, hay tres versiones.
         Una de ellas nos dice que el acto del brindis se originó en Roma, en el siglo IV a. C., y que se realizaba por una razón bien distinta de la actual. Los anfitriones como símbolo de confianza chocaban fuertemente las copas con sus invitados, intercambiando así parte de la bebida. De ese modo quedaba claro que se podía beber tranquilo; que en esas copas no había veneno.    
         Otra de las versiones nos cuenta que en la antigüedad, en los grandes banquetes, era costumbre que los comensales levantaran y golpearan sus copas para llamar la atención de los sirvientes, logrando así que les volviesen a llenar sus copas. Y de la costumbre se pasó al brindis.
         La tercera versión es la que afirma que en la antigua Roma se decía que del vino disfrutan todos los sentidos menos el oído. Y fue con el chocar de las copas que este sentido, el del oído, comenzó a participar del gozo de la bebida.

         Pero vayamos ahora al brindis de fin de año, a los buenos augurios que, en un soneto, nos dejó un gran poeta. Hablo de Daniel Giribaldi y de su...

              AUGURIO REO


Usté, que demostró ser de buen paño
poniendo el lomo o exponiendo el cuero,
y que la sigue así de enero a enero
y garpa el alquiler y el morfi diario.

Usté, que nunca a nadie le hizo daño
y en esto de vivir es hombre entero,
tenga mano un momento, compañero,
que en pocas horas nacerá otro año. 


Olvide al que se va, y en el que empieza
fije la mira y haga puntería:
el que juna p'atrás, siempre tropieza. 

Y alce confiao su copa en este día. 
¡Si bancó la otra mano la tristeza,
tallará en la que viene la alegría!

                                        Daniel Giribaldi

 "Un año más" - tango - Música: Joaquín Barreiro - Letra: Antonio Casciani
Canta: Carlos Gardel

jueves, 22 de diciembre de 2016

ACERCA DEL PESEBRE NAVIDEÑO


El término pesebre (Del lat. praesēpe) indica un establo o, más exactamente, un pesebre, el Pesebre de la gruta de Belén donde, según la tradición evangélica, nació Jesús.
Con el tiempo, el significado de esa palabra se extendió también a la representación que se efectúa en las iglesias y que recuerda simbólicamente el Nacimiento.
Aunque una crónica, por cierto vaga e incierta, afirma que el primer Pesebre se construyó en Nápoles, en el año 1025, en la capilla de Santa María, se atribuye a San Francisco de Asís la piadosa costumbre de reproducir, para Navidad, la escena del místico acontecimiento.
De lo que no cabe duda es que la representación plástica de la escena del nacimiento de Jesús es de origen italiano, y de que en todos los grandes museos del mundo existen lienzos famosos de los mayores artistas de todas las épocas, que se han inspirado en él, algunos de ellos reproducidos en el video adjunto.
Y aquí, ya me parece estar escuchándolo a Rafael Jijena Sánchez leyéndonos, de sus “Florecillas para el Niño Dios”, esta copla:

Achalay mi Niño,
achalay mi Dios,
a la media noche
ha salido el sol.

"Los pastores", de la "Misa Criolla" de Ariel Ramírez por Los Fronterizos


"NAVIDAD" - tango - Orquesta de Francisco Canaro (1931)

jueves, 15 de diciembre de 2016

ACERCA DEL DÍA EN QUE COMPARTIMOS UNA MESA NAVIDEÑA CON BORGES


Jorge Luis Borges, José María Mieravilla, Francisco Gil y Luis Alposta
20 de diciembre de 1975
Fue el 20 de diciembre de 1975. Ese día concurrí a la casa de Borges en compañía de un amigo común, el librero don Francisco Gil, que fue quien nos presentó.
La Asociación Amigos de la Casa de Evaristo Carriego, de la que yo era miembro fundador, acababa de nombrarlo Presidente Honorario, y aquella noche había ido a buscarlo para luego ir juntos a la casa de la calle Honduras 3784. Recuerdo que durante el trayecto hablamos de su poema dedicado a Villa Urquiza, de la calle Pampa y de sus visitas a la casa de su prima Norah. Después se acordó de La Siberia como de un barrio bravo, para terminar preguntándome si en Villa Urquiza todavía existían quintas.
También hablamos de los hermanos Iberra, cuyas andanzas ya conocía a través de Rafael Jijena Sánchez, quien solía contarme que su madre había sido maestra de ellos en una escuelita de Turderas.
Cuando llegamos, en el patio de la casa y alrrededor de una mesa navideña, la que lucía un antiguo mantel de hilo, aguardaban un grupo de amigos, entre los que se encontraban el pintor José María Mieravilla, entonces presidente de la Asociación, el entrañable Ricardo Armano y Julio Carriego, hermano del poeta.
Y fue así que, después de escuchar las palabras de bienvenida pronunciadas por la escritora Marcela Ciruzzi, y de disfrutar la charla que Borges improvisara sobre el poeta de los humildes, nos dispusimos todos a brindar por los amigos y por las próximas fiestas.

"A Evaristo Carriego" de Eduardo Rovira
Por  el trío de Eduardo Rovira
Con imágenes de la película "La calle junto a la luna" 
interpretada por Narciso Ibañez Menta

jueves, 8 de diciembre de 2016

EL HOMEÓPATA



EL HOMEÓPATA

Siempre está hablando de diluciones,
entre latines y otras cuestiones.
Siempre consulta ese libro grosso  (1)
con el que a tantos sacó del pozo.

Hoy dos pacientes son las que esperan.
Dos impacientes que desesperan
y se preguntan, dudas por medio,
¿cuál será el nombre de mi remedio?

Una es muy dulce, suave y muy frágil,
mujer callada y de llanto fácil.
Se siente sola y abandonada
y al mundo nunca le pide nada.

La otra es en cambio muy habladora,
mujer celosa y calumniadora;
es orgullosa, sensual e hiriente,
muy mal pensada y clarividente.

Y así el buen tordo que es unicista
con la paciencia de un alquimista
hace preguntas, raras, curiosas,
puntualizadas y minuciosas.  (2)

Y prosiguiendo en sus menesteres
teje la historia de ambas mujeres,
saca el remedio, no sé de dónde,
y el globulito que corresponde.

                           Xiul Lasopat

(1)       Repertorio
         Libro -al que siempre debe recurrir el homeópata- donde están agrupados todos los síntomas producidos durante las experimentaciones, así como el nombre de los medicamentos que los produjeron. Repertorización: es el empleo práctico del Repertorio, es decir, la búsqueda de los síntomas homeopáticos que conducen a la prescripción

(2)       Homeopatía
         La Homeopatía es un método terapéutico desarrollado alrededor de 1790 por el médico alemán Samuel Hahnemann.
         Con su empleo, lo que se busca es estimular la fuerza vital del organismo para curar así la enfermedad.
         La Homeopatía no sólo sirve para curar enfermedades, sino, también, para producir cambios profundos en la esfera emocional y afectiva. Es un método basado en leyes naturales para la curación; y es la primera escuela médica que experimentó en el hombre sano.
         Su nombre proviene del griego homios, semejante y pathos, enfermedad.
- - - - - 0 - - - - -
HOMEOPATÍA EN TIEMPOS DE HOMERO
(fragmento)

 Luis Alposta

         ................................................................................................................................
         La “ley de similitud” fue enunciada por Hipócrates como una de las leyes que rigen la terapéutica. En el libro “De los lugares en el hombre”, dice: “Los padecimientos se curan por lo opuesto a ellos; otro procedimiento es curar las enfermedades por lo mismo que es capaz de producirlas”; “se tratará tanto por lo contrario como por lo semejante según la naturaleza de la enfermedad”, y más adelante agrega: “Hay una manera de formarse las enfermedades: vienen algunas veces por los semejantes, y curan por las cosas que las engendran.”
Aquiles cura a Patroclo
         ......................................................
         Recordemos ahora que la Ley de Semejanza no es una ley de curación, sino una ley que le permite al médico indicar el remedio; es la que afirma que se puede curar cada caso de enfermedad de la manera más segura, suave y radical, usando medicamentos capaces de producir en la experimentación una enfermedad similar a la que se busca curar.
Aquiles curando a Télefo
         Ahora, leyendo a Ovidio, (Amores – libro III) reparo en un párrafo que nos demuestra claramente que ya en tiempos de Homero (siglo VIII a.C.) era conocida y puesta en práctica la “cura por el semejante”, convertida, veinticuatro siglos después, como ya he dicho, en uno de los pilares de la Homeopatía.
         Ovidio, en este libro, alude a Télefo (de thèlè, ubre y elaphòs, cierva), hijo de Hércules y de Auge, a la sazón rey de Misia, que fue herido gravemente en uno de sus muslos por la lanza de Aquiles, cuando los griegos en su viaje a Troya arribaron a las costas de su país.
         De tal herida, Télefo sólo pudo sanar al cabo del tiempo (siguiendo las indicaciones del oráculo de Apolo) acudiendo al propio Aquiles, quien le aplicó en la llaga la herrumbre de la misma lanza con la que lo había herido.

         Se dice que Aquiles, instruido por el centauro Quirón, había aprendido el arte del auxilio médico y, al parecer, la “cura por el semejante” no le era desconocida.
                                                   HOMEÓPATAS "DE LUXE"

jueves, 1 de diciembre de 2016

ACERCA DE LA CUNA DEL TANGO


     Documentar en forma fehaciente cuál ha sido la auténtica cuna del tango es, prácticamente, imposible. La pasión localista quiere que sean tres los barrios que se la disputan: la Boca, Retiro y los Corrales Viejos. La mayoría de los estudiosos coinciden en que este último lugar es el más apropiado para un inicio.
         Pero vayamos a la zona vecina a la Plaza San Martín, la que hace ciento treinta años era conocida como el barrio de la Batería, barrio Recio, asiento de los cuarteles del Retiro, y sitio obligado para que los aguateros se proveyeran de agua en esa parte de la ribera.
         Lo que no se discute es el origen orillero del tango, y esa condición aquí también se cumple: lo que hoy es Florida y Santa Fe era orilla respecto del Río de la Plata, y orilla y extramuros de la ciudad por el zanjón de Matorras.
         Enrique Cadícamo, en su poema La Carpa (1945), es quien sostiene que el tango nació en la esquina de Florida y Santa Fe.


En el solar que hoy ocupa el Plaza Hotel,
barrio de la Batería,
hace sesenta años, existía
la famosa Carpa del Sargento Maciel...

En esa Carpa,
había una orquesta:
violín, flauta, bombo y arpa.
Los días de fiesta,
caían las mulatas a bailar habaneras
de africano arremango.
................................................................
En conclusión: El tango,
no nació en un turbio
y salvaje suburbio.
Nació en Florida y Santa Fe,
donde estaba la carpa famosa,
del Sargento Maciel.
..................................................................
El tango tiene concomitancia,
con el solar del Plaza Hotel
y con aquellas habaneras
que las mulatas cuarteleras
bailaban en la carpa del Sargento Maciel. 


"Dame la lata" (1883) - de Juan Pérez - por el Cuarteto del Centenario