jueves, 16 de junio de 2016

UN POEMA DE ROBERTO PEREGRINO SALCEDO DEDICADO AL PADRE


Familia Alposta - 1947
     Roberto  Peregrino  Salcedo,  autor  del  Evangelio  en  lunfardo  y  de  los  inolvidables  libretos  de  Minguito,  un  buen  día  le  dio  papel  y  lápiz  al  poeta  y  nos  dejó  estos  versos:

CON  OLOR  A  PAPÁ

Al  drepa  le  batimos  mi  viejo  o  mi  papá.
Según  las  circunstancias  o  la  edá.

Yo  estaba  en  el  apronte  de  rajar  para  el  cole.
Él  me  pasó  revista,  supervisó  mis  uñas,
el  guardapolvo  blanco,  me  fichó  la  lustrada,
me  peinó  con  gomina,  me  anudó  la  corbata.

Su  paternal  embroque  fue  siempre  de  caricia,
me  miraba  hacia  ajoba,  yo  a  él  para  arriba.
Hoy  lo  sigo  junando  y  a  pesar  de  su  piro,
de  arribeño  me  sigue  revoleando  sonrisas.

Por  sus  cosas  de  macho,  mate  amargo,  tabaco,
su  crema  de  afeitar  y  además  el  ruidito
de  la  yilé  filosa  raspando  a  contrapelo,
yo  siempre  quise  ser  igualito  a  mi  viejo.

Mientras  él  se  afeitaba,  yo  iba  haciéndole  muecas,
el  cuello  para  un  lado,  la  jeta  para  allá...
pungándole  en  secreto  su  colección  de  gestos,
yo  me  estaba  afeitando,  igual  que  mi  papá.

Manyó  que  lo  imitaba  y  ahí  sí,  me  dio  la  cana
mi  buen  papá  noel  de  la  barba  espumada
que  bromeó: “¡que  hacé  mono!”, riéndose con ganas.
Yo  también  me  reía -¡Uy  que  linda  mancada!

Le  dí  un  beso  a  lo  bruto,  me  rajé  para  el  cole.
-Chau  papá!  -dije  y  él  que  seguía  riendo-
-¡Volvé!,  que  estás  llevando  mi  jabón  en  tu  ñata.
Yo  me  hice  el  sordeli  y  me  olivé  contento.

Me  sentía  feliz  al  entrar  al  colegio.
Tenía  olor  a  mate  y  a  su  tabaco  negro
perfumado  de  espuma  del  jabón  de  afeitar. 
Tenía  en  la  nariz,  olor  a  mi  papá.