jueves, 9 de junio de 2016

ACERCA DE JOSÉ MARÍA MIERAVILLA


      Así como los bisontes de Altamira nos reflejan el mundo paleolítico y los afiches de Tolouse-Lautrec nos llevan al París del Can-Can, las telas de José María Mieravilla (13 / 4 / 1920 - 26 / 12 / 2002) nos devuelven el paisaje del barrio y de un suburbio que se nos piantó hace tiempo con el último carro. El suyo fue el lenguaje espontáneo de la pintura ingenua, popular, directa pero siempre magistral, desentendida de todo código estético elaborado. Sin dejarse tentar por cantos de vanguardia, llevó el barrio, lo cotidiano y lo cotidiano del barrio a sus telas. Mieravilla pintaba sintiendo lo que veía, haciéndonos ver lo que sentía.


Su obra no es más que el fiel reflejo de una interioridad asentada en el ejercicio de la creación constante y es, también, la que le ha permitido incorporarse a la historia de nuestra pintura sin plegarse a concesión alguna. 

Es sabido que el arte, la más necesaria de las cosas innecesarias, nos ofrece la aventura de hallar belleza donde el hombre común no la encuentra. Y la pintura de José María Mieravilla, que parece brotar del campo anímico de la inocencia y la sencillez, le ha sabido robar al olvido el ocre de una nostalgia que nos pertenece, devolviéndonos esa prístina sensación que muchas veces añoramos sin saberlo.


"Barrio viejo" - tango - Letra: Eugenio Cárdenas  
Música: Guillermo Barbieri - Canta: Carlos Gardel