jueves, 25 de diciembre de 2014

ACERCA DEL MUÉRDAGO Y LA NAVIDAD

Si hay una planta “estrella” en la Navidad, con permiso, por supuesto, del tradicional  pino navideño, es el muérdago.  Lo vemos, en esta época del año, como adorno en diseños para los papeles con que se envuelven los regalos, en tarjetas de felicitación y en adornos de puertas y ventanas. 
Ahora, respecto a la costumbre de besarse debajo del muérdago, esta  provendría del folklore escandinavo, que sostenía que Frigga, diosa del amor y la belleza, obsequiaba con un beso a todo el que pasase debajo de esta planta.
             El muérdago, desde la antigüedad, ha sido venerado como símbolo de fertilidad y vida eterna. Se lo consideraba asimismo como antídoto contra los venenos, como afrodisíaco y de gran valor para diversos usos medicinales y mágicos.
            Sus lustrosas bayas eran utilizadas como amuleto contra la epilepsia, las pesadillas y la brujería; la planta también representaba buenos deseos, amistad y felicidad. En Europa se las colgaba en el frente de las casas y en las puertas de los establos para mantener alejadas a las brujas; el que poseía una ramita de muérdago estaba dotado de la cualidad de ver a los fantasmas.
 En estos días, a usted le podrá resultar fácil adquirir esta planta, pero... un consejo: ¡No se automedique! 



           "Navidad" - vals de Osvaldo Pugliese y Eduardo Moreno  - Pugliese / Jorge Maciel