jueves, 28 de abril de 2011

ACERCA DE CARLITOS CHAPLÍN

La vida es una tragedia si la ves de cerca, pero una comedia si la miras con distancia”, decía Charles Chaplin, uno de los mayores genios de la cinematografía y el humor de todos los tiempos.
Luis y Haydée Alposta - Carnavales de 1946
Procedente de una familia paupérrima, la infancia de Chaplín, propia de los más desesperanzadores relatos de Dickens, fue retratada por él de manera indirecta y genial en la película “El Pibe”. 
La figura de “Carlitos”, el célebre vagabundo de bigote, galera y bastón, ícono del cine y de la cultura popular del siglo XX, representó el anhelo de millones de personas de todo el mundo, en su constante búsqueda de la felicidad y en su aspiración a tener una vida digna y justa. Es por eso que Carlitos Chaplín fue un artista universal. Con un solo gesto, con una mirada, con su caminar “de pato” y sus piruetas, expresaba sentimientos y emociones que no hacían sino humanizarlo. Definirlo a Chaplin es definir la ternura: la semilla de una sonrisa que da el fruto de una lágrima.
Alguien dijo que, al crear a Chaplin, Dios estaba en muy buena forma, y que necesitará un par de siglos más para hacer otro genio de ese calibre. 
"Las palabras son escasas. Lo más grande que puedes decir con ellas es -elefante-" –ironizaba-, y yo, ahora, que me esfuerzo por dar con las palabras justas, siento que mi mejor homenaje es el que le rindió aquel pibe que fui. El pibe de ocho años que, en los carnavales de 1946, disfrazado de Carlitos Chaplín, se mostró feliz en el corso de la calle Bauness. 

Video de Carlitos Chaplín
(hacer click en el triángulo de play):
video