jueves, 29 de septiembre de 2016

ACERCA DE LAURA Y MARÍA LA VASCA

Casa de María "la Vasca" - Carlos Calvo 2721

Casa de María "la Vasca"
Puerta cancel

En el Buenos Aires, a fines del siglo XIX y principios del XX,  al tango se lo bailaba en “compás de espera” en casas consideradas de alegre reputación.
Y una de ellas era una lujosa casa de bailes que estaba ubicada en Paraguay 2512. Se la conocía como “lo de Laura” y era famosa , entre otras  cosas, porque allí, en 1897, Rosendo Mendizábal compuso el tango “El Entrerriano”.  El verdadero nombre de su dueña era Laurentina Monserrat.
De ella se dijo que "bailaba muy bien el tango, que era muy matrona, alta, más bien gruesa, morocha y buena moza, de negros cabellos que peinaba en bandó, de ojos oscuros y aire distinguido. Que era enérgica y suave a la vez. Que su voz insinuaba una discreta modulación provinciana, que le daba gracia."  Culta y distinguida, a Laura no le faltó nunca su abono al Colón, y no en balde, Enrique Cadícamo le dedicó una milonga.
María "la Vasca",
bailando en el patio de su casa








Otra de estas casas estaba ubicada en la calle Europa 2721 (ahora Carlos Calvo).  Era su propietaria María Rangolla, más conocida como María "la Vasca"; buena bailarina y mujer de Carlos Kern, al que llamaban Carlos "el Inglés".
María "la Vasca" era  hermosa, "de cara llena y bien formada. Y aunque no acostumbraba ir al Colón, gustaba, en cambio, andar de entrecasa con un vestido sencillo, de seda cruda, pero con  botones hechos con  libras esterlinas."
Otros tiempos y otras paicas.

"En lo de Laura" - milonga de Antonio Polito y Enrique Cadícamo
Canta Ángel Vargas - Orq. de Ángel Dagostino

jueves, 22 de septiembre de 2016

ACERCA DE FRANCISCO GARCÍA JIMÉNEZ AUTOR DE LA CANCIÓN DEL ESTUDIANTE



Para la realidad de un certificado firmado por un médico en el verano de 1983, Francisco García Jiménez ha muerto. 
Sigue vivo en las letras de sus tangos (“Suerte loca”, “Barrio pobre”, “Alma en pena”, “Farolito de papel”, “Siga el corso”, “Bajo Belgrano”, “Lunes”, “Mariposita”, “Prisionero” ¡y tantos otros!); en la voz de Carlos Gardel a través del milagro del disco; en memorables melodías de Anselmo Aieta y… ¡en La Canción del Estudiante
Con Francisco García Jiménez y Rosita Quiroga
 el día del homenaje
En coincidencia con el inicio de la primavera, cada 21 de septiembre se celebra el día del estudiante, y si hay una canción que simboliza su espíritu, esa es la que escribió Francisco García Jiménez, con música de Ernesto Galeano y Carlos Guastavino. Una canción que ya no se canta pero que muchos recordamos. 
Esa misma canción que, el viernes 18 de septiembre de 1981, cuando la Junta de Estudios Históricos de Villa Urquiza le rindió homenaje público a su autor, fue cantada por el coro estudiantil del colegio Reconquista. 
Aquel día se incluyó en el programa, también de su autoría, el vals “Palomita blanca” y “La última cita”, cantado este último por Jorge Casal. Esa misma canción que, al volverla a escuchar, nos retrotrae a un tiempo feliz. 

 "La Canción del Estudiante"
Letra: Francisco García Jiménez -Música: E. C. Galeano y C. Guastavino
(Click en triángulo de play)

jueves, 15 de septiembre de 2016

RECORDANDO A JORGE PALACIO "FARUK"

Jorge Palacio "Faruk" - (4 / 2 / 26 - 17 / 9 / 06 )



     La primera sonrisa que se esbozó en la cara de Jorge Palacio -Coco para los amigos- fue, seguramente, cuando supo que había hecho su entrada a este mundo en casa de Lino Palacio, su papá, el creador de Don Fulgencio, de Ramona, de Avivato, el de las tapas de Billiken...

Ya adolescente, en el verano del 43, Jorge, que en griego quiere decir ‘el que siembra’, se dio el gusto de cantar en el Golf Club de Mar del Plata con la típica de Ángel Danesi, el autor del tango “Mamita”, y cuando las leyes de la herencia terminaron por orientar su vocación, largó el canto, se fue derecho a los papeles, desempañó sus propios lentes y con “ojo de águila” le dio vida -entre otros personajes- a “Chicato” y lo revivió a “Cicuta”, que heredó de su padre.
         Desde entonces, su sentido del humor nos hizo ver el lado divertido de lo cotidiano. El suyo fue un humorismo puro, alejado de ironías y sarcasmos. Fue el humor del equívoco, de la paradoja y de lo contradictorio en acción.

         Después llegó el tiempo en que Coco, sin dejar de ser Jorge Palacio, decidió buscar seudónimo. Eso fue cuando se entregó al juego de encender la radio decidido a adoptar, y para siempre, el primer nombre que escuchara. Ocurrió el día que anunciaron la destitución del rey Faruk de Egipto. Uno de los reyes más extravagantes que conoció el siglo XX.

Jorge Palacio, el querido Coco; el que sin darse dique alguno fue vicepresidente de la Academia Nacional del Tango; miembro de número de la Academia Porteña del Lunfardo e integrante del directorio de Argentores

         Introvertido, sin llegar a ser esquivo; circunspecto, sin dejar de ser cordial; tranquilino y jocoserio; su talento no sólo le permitía dibujar sino también destacarse como escritor, periodista, libretista, tangólogo, comediógrafo, memorioso de todo lo que tenga que ver con lo popular y gran conversador.
         Con su lápiz y su particular estilo supo reflejar también los acontecimientos políticos más destacados de toda una época, realizando así una crónica mucho más duradera y elocuente que los relatos escritos. Eso le valió que en 1961 se lo considerara el mejor dibujante de humor político en la Argentina.
         Ponerme a hablar ahora sobre las distintas revistas que ha fundado y sobre las muchas en que ha colaborado con dibujos y textos, y sobre sus recordados libretos para la radiofonía y la televisión, sería desoír los consejos de Tácito.
Festejando sus 80 años - 4 de febrero de 2006 -
          Señas particulares de Faruk: bonhomía y generosidad.
Era la antítesis del engrupido.
Jorge Palacio Faruk , alias Coco, era de los que saben que en el sentido del humor está el equilibrio de todas las facultades del hombre. 
         Un entrañable y admirado amigo, al que se lo extraña. ¡Y mucho!

"Dibujos" - tango de José Ranieri - Orq. de Leopoldo Federico
Dibujos de Jorge Palacio "Faruk"

jueves, 8 de septiembre de 2016

ACERCA DE LAS ESCULTURAS INVISIBLES DE JORGE IGLESIAS

Jorge Iglesias (a quien conocí en casa del periodista Ignacio Xurxo), es el autor de las “esculturas invisibles”, logradas mediante el manejo de la luz y la pintura.
Jorge Iglesias - Autorretrato
Artista plástico y especialista en óptica física, es autor, también, de cuadros pintados con luz. "Esta experiencia -dice- no tiene antecedentes en el mundo.Ocurre que mi teoría de la luz y del espacio difiere sustancialmente de las anteriores. Yo creo que el tiempo es anterior al espacio." En su "Manifiesto metarrealista", Iglesias escribe: "Luego de haber transitado obsesivamente y hasta los límites por el realismo, impresionismo, surrealismo, y todas las posibilidades expresivas y estéticas de las texturas, consideré que todo está absolutamente agotado".
Una tarde de 1988 Jorge Iglesias pintaba al aire libre mientras escuchaba la radio. Le llamó la atención que un hombre con su mismo nombre y apellido había sido nominado al Premio Nobel de Física. A los dos días supo que no se trataba de un homónimo: una carta del Parlamento Mundial, ONG responsable de la postulación, le informó que la misma obedecía a su investigación sobre la luz.
Iglesias no ganó el Nobel, pero sus teorías –de donde se desprendía la cuestión de la invisiblidad- fueron expuestas y estudiadas en todo el mundo. Iglesias investigó durante veinte años cómo hacer invisible un objeto. Lo consiguió con una combinación de materiales: una pintura cuyos cristales se ordenan todos hacia el mismo lado, de tal modo que cuando reciben la luz de frente, la absorben, y cuando la reciben de costado, la reflejan. El conjunto se resuelve en la nada: la invisibilidad. 
Paul Klee decía que quería hacer visible lo invisible; Jorge Iglesias, en cambio, logró hacer invisible lo visible.

Jorge Iglesias  - Objetos invisibles (1 de 5)


Jorge Iglesias - Pinturas - distintos períodos



Jorge Iglesias - Cuadros en movimiento



Cuadros pintados con luz
      Jorge Iglesias, "descubridor del proceso para hacer invisibles los objetos", y también del método "para generar imágenes con luz", y que, por si todo esto fuese poco, acaba de descubrir una técnica que le permite lograr pinturas tridimensionales, es un hombre que está convencido de haber realizado "una verdadera revolución copernicana, invirtiendo el proceso pictórico".




----- = -----
UNIVERSIDAD  NOTARIAL  ARGENTINA
El Centro Cultural y Museo Roberto M. Arata
tiene el agrado de invitar a usted y familia a la conferencia sobre
"Lo Invisible"
(de Palas Atenea a las esculturas invisibles de Jorge Iglesias)
que pronunciará el poeta
Luis Alposta  
(fue el 8 de octubre del 2004)
  





jueves, 1 de septiembre de 2016

ANGOTANGO



      Kizomba es un género musical y baile procedente de Angola. Su nombre proviene de la lengua kimbundu y significa "fiesta". 
        "En la familia lingüística bantú la palabra 'tangu' hace referencia al sol, al tiempo y al espacio" y en kimbundu quiere decir rezo, lugar de rezo.  
         La kizomba como danza nació en los años 80, en Luanda (Angola), y tiene su origen en la semba, música tradicional de ese país.
         En la kizomba, el abrazo (con "guitarreo" en la espalda) y los pasos, se realizan con una cadencia pausada al ritmo de la batida (percusión).                         Y es un tango que sube de los pies a las caderas.
            
KIZOMBA


Semba
sombras
kizomba
kizomba 
y sombras


Rezos
danzas
rimbombe
tambor
candombe


Semba
kizomba
abrazo
marimba
pasos
 
Semba
caderas
garbo
pasos
de tango




Sombras
semba
kizomba... 
¡Kizomba es tango!

                      Letra: Luis Alposta 
                      Música: Pablo Banchero