jueves, 27 de octubre de 2016

VILLA URQUIZA - CAPITAL DEL TANGO BAILADO


         La coreografía del tango bailado en Villa Urquiza se fue gestando gradualmente por obra de bailarines virtuosos que en la milonga han sido y siguen siendo, deslizando sus pasos y respondiendo sólo a dos compases: al de la música y al del corazón.


ESTILO VILLA URQUIZA
(del barrio al mundo)

El "giro” 
-simple y doble-
Dibujo de Sigfredo Pastor
del “negro” Lavandina;
los "voleos" y "arrastres"
de Lampazo;
el “enroscado giro
y “sobrepaso
con pasos de ballet,
que introdujo Petróleo,
con pasos largos;
las “picadas”, los "ganchos", 
los "traspiés", la "raspada"
y el “caminar fraseando”,
que vinieron después.

¡Auténtico decálogo!
de buenos bailarines.
Y en la postura,
manteniendo la línea,
Elsa Quattrocchi y Julio Dupláa
la toma
pecho a pecho
y el abrazo.
Gerardo Portalea…
el Club Sin Rumbo…
el Sunderland…
y otros, que ya no existen.
Tango al piso,
cadencioso y elegante.
¡Ese es el estilo Villa Urquiza!

                   Luis Alposta



Salvador Sciana (el negro Lavandina): un fenómeno; fue el creador del giro (enrosque) en todas sus formas. Su línea superó las barreras del tiempo, rompió los viejos esquemas de las danzas de antaño e impuso nuevas normas, aun vigentes.
 


José Vázquez (Lampazo): Pocos lo conocían por su nombre. Para todos era “Lampazo”, desde que inventó un extraño y personal viraje de los pies, “como si limpiara el piso”. En la década del 40 pulió su estilo en el N. O. Boys de Llerena y Ábalos, recalando, y dando clases, muchos años después, en el legendario club “Sin Rumbo” de Villa Urquiza.


Carlos Estévez (Petróleo): Nació el 29 de septiembre de 1912. Su compañera se llamaba Esperanza Díaz. Solía bailar en el Pinocho y en el Sin Rumbo.



Gerardo Portalea: Se inició en la década del 40 en el Club Sin Rumbo, del cual fue fiel concurrente hasta sus últimos tiempos. Elegante en su forma de bailar, sentía el ritmo y la cadencia de su música. Falleció, a los 78 años, el 2 de junio de 2007.

jueves, 20 de octubre de 2016

ACERCA DE MARCELA CIRUZZI


En todos los libros de Marcela Ciruzzi asoma la calidez y el estremecimiento del creador que piensa y siente en profundidad. Una mujer deliciosamente inteligente y poeta. Autora de poemas breves y expresivos en cuyos versos hay síntesis, sensibilidad y belleza. Imágenes puestas y dispuestas en ellos por alguien que, fundamentalmente, demuestra estar habitada por el júbilo de la palabra. 
Su dominio de la gramática, su personal estilo y el ejercicio permanente de la cátedra, han confluido en Marcela Ciruzzi para destacar, también, su labor y su obra en el campo de la crítica y de la investigación literaria. Monografías y ensayos adentrados en la introspección psicológica de los biografiados y en el análisis exhaustivo de sus obras, tales como Evaristo Carriego; Mateo Booz; Roberto Payró; Francisco López Merino; Santiago Davobe; Sarmiento y Borges; Tita Merello y Edith Piaf; Alfonsina Storni y Alejandra Pizarnik, entre otros.   

       Hoy quiero recordar su poema “La mesa grande”, en el que nos habla de un tiempo en que la dicha se vistió de infancia:

A la cabecera mis padres
Av. Independencia 1381- La casa de su infancia
(seres hechos de amor
y de entereza).
La sopa humeante, la estufa,
(el piso era de baldosas)
la radio como una capillita:
la voz del Zorro y de Niní
(¡la risa!)
El mantel blanco
y las diez servilletas.
Después, el café de filtro,
el mazo de cartas,
el ludo, la lotería casera...
a veces mi padre
ensayaba un solitario,
y mi madre, con un mate,
zurcía media tras media...
Mi hermano mayor
-que venía del mar-
narraba sus anécdotas.
Yo -cordero pequeño-
sobre sus rodillas
escuchaba, toda inocencia.
Fue en la casa de mi infancia. 

Ahora tengo otra mesa,
redonda, pequeña,
suficiente para un plato,
los cubiertos y un vaso
sobre el mantel-servilleta.

    En el patio de la casa de Evaristo Carriego - 20-12-1975 
    Marcela Ciruzzi, J. L. Borges y José. María. Mieravilla
   
  "Caserón de tejas" - vals de Cátulo Castillo y Sebastián Piana

jueves, 13 de octubre de 2016

RECORDANDO A GABINO EZEIZA A 100 AÑOS DE SU MUERTE

      
      Gabino Ezeiza nació en Buenos Aires, en el barrio de San Telmo, el 3 de febrero de 1858, y falleció en el barrio de Flores (calle Azul Nº 92), el 12 de octubre de 1916.
         Músico y payador, sus contrapuntos se hicieron famosos y se recuerda el sostenido el 23 de julio de 1884 en el Teatro Artigas de Montevideo con el cantor oriental Juan de Nava, presenciado por un numeroso auditorio. En tal encuentro Ezeiza improvisó allí la que sería la popular canción Heroico Paysandú, con la cual derrotó a Nava, convirtiéndose en uno de los payadores más importantes de la historia. El día 23 de julio ha sido declarado "Día del Payador" en todo el territorio de la República Argentina en honor a ese histórico contrapunto.
         Hay quienes consideran que Gabino fue quien introdujo el ritmo de milonga en la payada. Gabino afirmaba que la milonga (campera) proviene del candombe afro-rioplatense, el cual se formó a partir de viejos ritmos africanos.
         En un reportaje a Nemesio Trejo, hecho por Jaime Olombrada, y que fuera publicado en el periódico "La Opinión" de Avellaneda (Pcia de Buenos Aires, Argentina) el 15 de abril de 1916, Trejo cuenta: 
         "En 1884 era mi primera topada con Gabino Ezeiza, el más célebre de los bardos argentinos, y esa payada sirvió para hacer escuela. Por aquella época se cantaba por cifra, pero Gabino, en esa oportunidad, introdujo la milonga en el tono Do Mayor."

Con los hijos de Gabino: Luna Park, 14 de octubre de 1957 - "2º Encuentro de Payadores Argentinos y Uruguayos" De izq. a derecha: Ernesto Ezeiza; Luis Emilio Alposta (mi tío); Alejandro Alposta (mi padre); esposo de Diana; Diana Ezeiza; Luis Alposta; Héctor Linares; Ignacio Faustino Ezeiza y Juan Pedro López (h).
"Saludo a Paysandú" - por Gabino Ezeiza -
Grabado en 1913    
"El adiós de Gabino Ezeiza" - de Blomberg y Maciel
Canta: Ignacio Corsini



jueves, 6 de octubre de 2016

ZAPATOS DE MUJER... Y DOS COLLAGES

A la memoria de Darlene Flynn - Collage:  L. A.
     Darlene Flynn, que ostentaba el récord mundial de Guinness por la mayor colección de zapatos (15.000 pares), fue asesinada en su domicilio, en Menifee, California, el  22 de julio de 2013.
       Había sido galardonada en Guinness, por haber reunido la mayor colección de zapatos y objetos vinculados a este artículo. 
       Su afición no tenía límites, a tal punto que todos los rincones de su casa estaban dedicados a exponer calzados o elementos que los muestran o identifican, incluyendo elementos decorativos con formas de zapatos. 
       En este video elaborado por Guinness World Records se la puede ver mostrando su colección:



------------------------
Una extraña iglesia taiwanesa
con forma de zapato de cristal
    "Esta iglesia fue ideada con esta forma, no por un capricho arquitectónico, sino como un monumento a una etapa dolorosa de la historia de Taiwán. Fue cuando muchas de sus mujeres sufrieron la llamada "enfermedad del pie negro", provocada por beber agua contaminada con arsénico. En los casos más graves acababa en la amputación del pie afectado, lo que impedía a esas chicas cumplir una de sus ilusiones, casarse con zapatos de tacón."
     Desde la lejanía, tranquilamente podría ser el zapato que perdió Cenicienta. Pero a medida que uno avanza, se encuentra con una enorme estructura de cristal con la forma de un zapato femenino. 
     Ahora, las autoridades de Taiwán esperan que la iglesia con su particular estructura, sea un lugar de esperanza y unión, donde muchas parejas puedan declarar su amor y casarse.
En gestación - Collage: L. A.




"Zapatitos de raso" - milonga - Música: Jorge Dragone - Letra: Fernando Caprio
Orquesta: Edelmiro D'Amario - Canta: Ángel Vargas