jueves, 2 de junio de 2011

ACERCA DE UNA LECCIÓN DE ANATOMÍA



        Jean Léo Testut (1849 – 1925) fue un médico francés, jefe del laboratorio anatómico de la Facultad de Medicina de Burdeos y profesor en las universidades de Lille y Lyon, que en 1889 escribió su Traité d'anatomie humaine y pasó, para siempre, a ser simplemente Testut. ¡El Testut! El primer libro que leímos al comenzar la carrera de Medicina, y el más amado entre los muchos otros que vinieron después. Un libro en el que comenzamos a familiarizarnos con palabras de origen griego y latino que sirvieron para denominar los primeros conceptos y descripciones médicas de nuestra tradición occidental, tales como: esternocleidomastoideo, transcavidad de los epiplones, tensor de la fascia lata, diáfisis, epífisis, trocánter... Un libro en cuatro tomos, con el que aprendimos a conocer no sólo el cuerpo humano sino, también, y al decir de Baldomero Fernández Moreno, lo que es el orden, la claridad, la precisión, -en su escritura- tal vez mejor que en algún engolado texto de retórica. Lección de Anatomía y de estilo. Y también de síntesis. De ahí que todo el año que me demandó su lectura, y su estudio, lo haya resumido en esta cuarteta:

Primer año

                                                         Almafuerte y Carriego en un estante,
                                                         un anónimo cráneo que bosteza,
                                                         varios puchos, mis sueños de estudiante

                                                         y un tomo de Testut sobre la mesa.

Lección de anatomía, Cátedra de Anatomía del Dr. Juan José Cirio. Año 1955
(Luis Alposta, 1ª fila, 1º de la derecha)


"El esqueleto del hombre", versos de Luis Domingo Berho. Canta Coco Díaz
(Click en el triángulo de play)
  • "Amantes Prehistóricos" - Dos esqueletos del período neolítico tiernamente abrazados. Enterrados hace entre 5000 y 6000 años. Los "Amantes de Valdaro", como ya han sido bautizados, se han recuperado sin ser separados, y así serán colocados en el Museo Arqueológico Nacional de Mantua.