jueves, 29 de junio de 2017

LA POESÍA DE XIUL LAZOPAT

    

     Xiul Lazopat, a quien bien puedo considerar mi “negativo”, mi “otro yo” a la hora de ponerse "él" a escribir, es alguien a quien puedo convocar frente a un espejo y verlo en el límite de lo borroso sin llegar a desestructurar su imagen.
         Su poesía es lógica y es no-racional, para no emplear el término equívoco de irracional.
         Confinado al espejo, Xiul Lazopat, que viene ser “el otro”, podrá parecer el poeta del apartamiento, de la soledad o el de la existencia incumplida, cuando, en realidad, es alguien que buceando en lo desconocido pretende vivir una nueva experiencia poética. Lo que “él” busca es el lenguaje de lo inexpresable y la única norma que acepta es la de la libertad total, la de una poesía sin cánones. 
         Y es en ese ir y venir de imágenes frente al espejo que, para “el otro”, que es el que escribe los poemas, el “Otro él” soy yo. Y como yo soy el que después los termina firmando y da la cara, tengo la sensación de que, en alguna medida, soy alguien que está consumando un plagio. 

jueves, 22 de junio de 2017

ORIGINALIDADES DE GARDEL


     Carlos Gardel, en 1917, cantó por primera vez “Mi noche triste”, de Castriota y Contursi, e inventó para siempre la forma de cantar el tango.
         Un nuevo estilo en el canto y en la expresión. Y aunque el primer paso fue dado por los autores, lo trascendente y mágico fue que en aquella experiencia fundamental, tanto ellos como el cantor coincidieron en originalidad y talento.
         Atrás quedaban, sin adornos vocales, los estilos y las payadas, para darle lugar al canto melodioso, sentimental y hondo que la nueva creación exigía.
         En síntesis: dedicación, “ángel” y profesionalismo puestos a elevar el valor artístico del tango cantado.
Recordemos ahora las originalidades de este cantor excepcional y fundacional, llamado a encabezar por siempre el registro emocional de Buenos Aires:
Ø     Si bien el tango “Mi noche triste”, considerado el primer tango-canción, fue cantado por primera vez por su autor, Pascual Contursi, el primero en cantarlo en Buenos Aires, en carácter de estreno, y el primero en grabarlo, fue Carlos Gardel.
Ø     Entre nuestros cantores populares, Gardel ha sido el primero en incorporar a su arte técnicas del bel canto.
Ø     Carlos Gardel fue nuestro primer cantor nacional, teniendo en cuenta que ha sido el primero (si no el único) en incluir en su repertorio no solo los géneros que conforman nuestro folklore musical, sino también muchos otros. En total: treinta géneros musicales.
    Que son los siguientes: 
    Balada rusa (1), Canzonetta napolitana (1), Danza (1), Fox-trot (8), Shimmy (12), Jota (1), Pasodoble (5), Fado (4), Pasillo colombiano (1), Bambuco (2), Camel-trot (1), Rumba (2), Habanera (1),Triste (1), Cifra (6), Estilo (34), Triunfo (1), Marcha (1), Vidalita (2), Tonada (17), Cueca (2), Gato (4), Zamba (33), Chacarera (4), Ranchera (5), Serenata (1), Canción (42), Vals (49), Milonga (7), Tango (525),
Ø     Gardel fue quien creó la manera de cantar el tango, en la que hallamos una sorprendente conjunción de técnica y sensibilidad, que habría de dejar escuela.
Ø     Si bien el cortometraje “Mosaico criollo”, de 1929, y el largometraje “Muñequitas porteñas”, de 1931, son los primeros filmes sonoros argentinos sincronizados con discos, los quince “cortos” en los que actuó Gardel (de los que sólo se conservan once, incluyendo “El quinielero”) filmados por Eduardo Morera en 1930, fueron los primeros, en nuestro país, en incluir banda sonora en la película. Y esto, gracias al productor Federico Valle, que poseía el equipo sonoro Lee de Forest, equipo que fuera importado tiempo antes por Rómulo Naón.
Ø     Fue el primer artista argentino que protagonizó películas filmadas en Estados Unidos.
Ø     Fue precursor, también en carácter de intérprete, del videoclip (con los “cortos” de Eduardo Morera ya mencionados), entendiendo por tal al cortometraje que ofrece una representación visual de una canción realizado principalmente para su difusión.
Ø     Por primera vez en la historia de la cinematografía, y en más de una sala, los operadores se vieron obligados, a pedido del público, a rebobinar la cinta y emitir nuevamente la canción. 
Esto ocurrió por primera vez durante la proyección de la película "Luces de Buenos Aires", con el tango "Tomo y obligo".
Ø     Fue el primero en cantar por radio en dúplex, en vivo. Lo hizo desde Estados Unidos, mientras sus guitarristas lo acompañaban estando instalados en Buenos Aires en Radio Rivadavia, que sólo ponía en el aire la música, mientras que la radio Grand Splendid tomaba la voz de Gardel por onda corta y la acoplaba a las guitarras, haciendo así completa la entrega. Toda una hazaña tecnológica y humana, considerando la época en que se realizó. Fue el 5 de marzo de 1934.
Ø     Fue el primero en grabar a dúo consigo mismo, en 1933.
Ø     Realizó 987 grabaciones, con 772 temas diferentes. Un verdadero récord. 
Ø     Llegó a grabar en francés, inglés y dialecto napolitano y, por si fuese poco, hasta un par de versos en guaraní, en el tango “Los indios”, de Caruso y Canaro. 
Ø     Carlos Gardel ha sido el único artista argentino que ha tenido una real trascendencia mundial.
Ø     Gardel ha sido el único argentino al que se le adjetivó el apellido. Adjetivación hecha como sinónimo de excelencia. ¡Fulano es Gardel!, solemos decir cuando nos referimos a alguien cuya probidad y dominio de una profesión, de un arte o de un oficio es incuestionable y manifiesta. Pero eso sí, se podrá ser Gardel en cualquier ámbito, menos en del canto. Por más bien que alguien cante, nunca decimos que es Gardel. Ahora, cuando alguien canta mal y “se la cree”, recurrimos también al mismo adjetivo pero dándole otro sentido a la frase, y es cuando decimos: Fulano… se cree Gardel. 


*  Del 2 al 5 de octubre de 1992, la Alianza Francesa, con el título  “El encuentro de dos mundos”, organizó una muestra de humor gráfico de Francia y Argentina, llevada a cabo en el Centro Cultural Recoleta. Se expusieron entonces obras pertenecientes a la Fundación Museo “Severo Vaccaro” y se realizó el primer intercambio por fax entre dibujantes de ambos países, siendo este dibujo con la figura de Gardel el primero en llegar a Francia, vía fax.

Cuando se eleva tu canto... ¡cómo se aclara la vida!

"LO HABÍA VISTO A GARDEL" - tango -Letra: Pepe Biondi - 
Música: Alfredo De Angelis - 
Recita Pepe Biondi - Canta Julián Rosales - Orq. A. De Angelis

jueves, 1 de junio de 2017

ACERCA DE ADOLPHE CÉLESTIN PÉGOUD Y SU TANGO AÉREO



Si bien los estudiosos del tango aluden con frecuencia al discurso que, en su defensa, pronunció Jean Richepin en la Academia Francesa en octubre de 1913, escasas son las referencias al aviador francés Adolphe Célestin Pégoud (1889 - 1915), quien ese mismo año maravilló a sus compatriotas con sus acrobacias aéreas. Fue el primero en volar "cabeza abajo".
En tiempos en los que el tango causaba furor en Francia, Pégoud, en una de sus habituales demostraciones, sorprendió a los asistentes diciéndoles: -"¡Je vais danser le tango aérien!"
Una publicación de la época así lo documenta:

"El público saluda nuevamente a Pégoud con grandes aplausos, mientras el aviador vuelve a subir para bailar el tango. Es un tango algo oscuro aún, que debe ser explicado poco a poco por quien está al corriente del significado que el bailarín da a sus movimientos. Es así como la caída hacia adelante es la promenade; las caídas laterales alternadas, son los pasos de lado; el avión dirigido hacia la tierra es una reverencia; vuelto hacia arriba es una actitud de arrojo, como cuando el caballero va hacia la dama con los brazos abiertos. Pero el baile aéreo no es muy sensacional: hasta ahora el tango es aún demasiado admirado en la tierra para serlo también en el cielo y Pégoud sacude nuevamente al público y le arranca gritos de admiración cuando cumple la última serie de cuatro círculos de la muerte...."  


     Pégoud fue el primero en realizar un salto en paracaídas desde un aeroplano. 
     Durante la guerra, el 31 de agosto de 1915,  fue derribado mientras interceptaba un avión de reconocimiento alemán. Tenía 26 años y fue, irónicamente, víctima de uno de sus estudiantes de la preguerra. La misma tripulación alemana dejó caer después, sobre las líneas francesas, una corona de flores. 
     Y vaya ahora en su homenaje este vals: