domingo, 21 de marzo de 2021

5 TANGOS GÓTICOS

 


     En lo que respecta a la literatura, se conoce como narrativa gótica al género literario donde se entremezclan terror y oscuridad. Se cree que la primera novela de este género fue «El castillo de Otranto» de Horace Walpole, publicada por primera vez a mediados del siglo XVIII.

         En términos estrictos, el Gótico se extendió desde 1765 hasta 1820 aproximadamente, aunque casi todos los autores del Romanticismo del siglo XIX volvieron su mirada hacia él, inspirando algunas de sus obras más famosas, tales como Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley (1818), El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Robert Louis Stevenson (1886) y Drácula, de Bram Stoker (1897),  quien ha  convertido a su protagonista en el vampiro  más famoso.  

         El mito de Jack el Destripador ha sido el concepto central de varias obras literarias, artísticas y cinematográficas: Jack the ripper, nombre dado a un asesino serial no identificado (Londres, 1888). 

         Y ahora... cinco tangos que vienen a cuento: 

                                   Introducción

                                   "... Que te sacarán los ojos" 

"Del diario de Victor Frankenstein" de Luis Alposta y Acho Estol

"Frankenstein" de Luis Alposta y Acho Estol

"El extraño caso" de LuisAlposta y Daniel Melingo

"Tango del Vampiro" de Luis Alposta y Daniel Melingo

"Jack the ripper" de Luis Alposta y Daniel Melingo

jueves, 4 de marzo de 2021

ACERCA DE ADÁN Y EVA Y EL TANGO "DESDÉN"

 El poeta John Milton, en “El Paraíso perdido”, nos cuenta que
Eva probó del fruto prohibido y buscó más tarde, llorando, que Adán hiciese lo mismo. 
        Aunque la belleza de Eva lo embelesaba, Adán luchó durante tres horas contra la tentación de comer y hacerse igual a ella; mientras tanto, tenía la manzana en la mano. 
        Por fin dijo: - Eva, prefiero morir a sobrevivirte.

Hasta aquí, lo dicho por Milton.

Y agrego que de haber existido entonces el tango “Desdén”, de Gardel y Battistella, Adán no hubiese dejado de recordar estos versos:

“Sin embargo ante el Eterno
 será el mismo mi desdén...
 En mi amor profundo y tierno
 por seguirte hasta el infierno
 ¡yo despreciaré el Edén!”

Después, probó el fruto y Dios los castigó.

Una vez expulsados del Paraíso, Adán, “aullando entre relámpagos, perdido en la tormenta de su noche interminable” (como diría Discépolo), rogó el perdón de Dios e hizo penitencia en un caudaloso río durante siete semanas. Y aquí, una vez más, nuestro primer padre bien pudo habérsele anticipado a Battistella con estas palabras:

“...Puede ser que el Dios piadoso 
quiera darme su perdón.”  

Con música de John Garden:"La Creación" - Después escuchemos a Gardel


"Desdén"tango de Gardel y Battistella - canta Gardel