jueves, 28 de abril de 2022

DE LA GRIPE Y TANGOS A CUENTO

La palabra gripe procede del francés grippe (del suizo-alemán grüpi, acurrucarse). 
La descripción más antigua de esta enfermedad nos viene de Grecia (año 412 a. de C.) y se la debemos a Hipócrates. Enfermedad que, muchos siglos después, haría su aparición en América traída por Cristóbal Colón.
Está documentado que, en su segundo viaje, el almirante recaló en la isla La Gomera, en las Canarias, y allí embarcó ocho marranas preñadas y gallinas con destino a las Antillas. Alguno de esos animales tenía el virus de la gripe, que trasmitieron luego a la marinería. 
         El virus, por tanto, fue exportado desde España e incluso contagió al Almirante, quien en sus anotaciones describió detalladamente sus síntomas, característicos de la gripe, entonces denominada 'romadizo': fiebre alta, gran postración y dolor en todo el cuerpo. 
         Admitido que la gripe llegó con él, lo que sostiene el doctor Francisco Guerra, notable investigador español, es que las aves fueron determinantes para la diseminación del virus. Desde esa base, lo que se plantea es si las aves fueron simplemente difusoras de virus de otras especies o si en realidad se trató de una gripe aviaria. 

         A todo esto, en 1918, en tiempos de la “gripe española”, pandemia que causó más muertos que la Primera Guerra Mundial, en Buenos Aires se cantaban los tangos “El resfriao”, de Ángel Metallo, “Nene no te resfríes”, de Esther Seoane, y la “La grippe”-tango contagioso-, con música de Alfredo Mazzucchi y letra de Antonio Viergol.
"El termómetro", tango de José Martínez
Por la Orq. de Francisco Canaro - año 1916




domingo, 24 de abril de 2022

Barrios de Buenos Aires y Medellín hermanados en un vals


       LA VIEJA SERENATA
                    (vals)

Muchachos, esta noche saldremos por los barrios
A revivir las horas de un tiempo que pasó,
Será una pincelada de viejas tradiciones
Y al son de las guitarras dirá que no murió.
Iremos por San Telmo, Barracas, Puente Alsina
En Flores dejaremos prendida en un balcón,
La vieja serenata que nadie, nadie olvida
Por eso que esta noche se hará recordación.

    Mujer, mujer, no te olvida
    Aquel que fue y te cantó,
    En noches de luna llena
    Junto a tu reja su amor.
    Y al escuchar del trovero
    La dulce queja galana,
    Abriéndose la ventana
    Un “¡Muchas gracias!” se oyó...

Por todas las parroquias reviven los balcones
La vieja serenata del mozo trovador,
Si parece que hablaran jazmines y malvones
Como pidiendo, acaso, la vuelta del cantor.
Por eso que esta noche, muchachos, los invito
Pondremos en los barrios un poco de emoción,
Y al ver que las ventanas, se abren despacito
Muchachos, esta noche, yo pierdo el corazón...

          Letra : Sandalio Gómez
          Música : Teófilo Ibáñez       

                                                           Canta Alberto Castillo

                                 Armando Moreno - Lalo Martel - La Vieja Serenata -
                                                         A Medellín - Colombia

jueves, 21 de abril de 2022

POEMA Nº CERO


"POEMA Nº CERO" - Grabado de Ana María Moncalvo 2/25 - 1972


POEMA Nº CERO

Puedo  escribir  los  versos  más  lunfas  esta  noche. 

Escribir,  por  ejemplo:  La  mina  está  forfai
y  en  la  grotesca  mueca  de  su  escracho,
la  esperanza  se  deja  ver  un  cacho
cuando  alguien  le  presenta  un  cusifai.
  
Puedo  escribir  los  versos  más  lunfas  esta  noche.

Porque  en  noches  como  ésta  el  chiquilín
me  brindó  la  moneda  rezagada,
y  el  café,  la  vigilia  trasnochada
donde  nació  este  hermoso  berretín.

Puedo  escribir  los  versos  más  lunfas  esta  noche...

pero,  con  gris  de  calle  en  la  mirada,
con  nostalgia  y  pelusa  en  el  bolsillo,
frente  a  la  negra  boca  de  un  pocillo
me  está  por  sorprender  la  madrugada.

                                                         Luis  Alposta

"Poema Nº Cero" - Letra: Luis Alposta (1967)
Musicalizado y grabado por Edmundo Rivero 
(1968 - Sello Philips).






por Julián Centeya
Algunas canciones prohibidas durante la dictadura militar (COMFER) 1979
• Juana Azurduy – Ariel Ramírez. 
•  La guerrillera y Los pájaros de Hiroshima - Horacio Guarany. 
•  Las dulces promesas y Tema de los mosquitos - León Gieco 
•  Si te agarro con otro te mato – Cacho Castaña 
•  Me gusta ese tajo – Luis A. Spinetta 
•  Loco por tu culpa – Palito Ortega  
•  Gilito del Barrio Norte – María Elena Walsh 
•  Desayuno – Roberto Carlos 
•  Tu ausencia me da tristeza – Eladia Blásques 
•  El violín de Becho – A. Zitarrosa
•  Canto a Sudamérica – Eduardo Falú 
•  Poema Nº Cero y Tres puntos – Edmundo Rivero y Luis Alposta  .........................................................................................................

domingo, 17 de abril de 2022

LA RESURRECIÓN DE CRISTO - de Adolfo Zabalza


                                              LA RESURRECCIÓN DE CRISTO
                                              (Palabras de un pecador)

                                              Nuestra doctrina cristiana
                                              nos reseña con unción,
                                              la muerte y resurrección
                                              de quien a Dios nos hermana,
                                              fue una lejana mañana
                                              en que el hijo de María,
                                              con su palabra cumplía
                                              y así quedó demostrado,
                                              ante Tomás, que azorado
                                              al tocar, creyó aquel día.- 

                                              Cuando de la cruz bajaron
                                              al crucificado, muerto,
                                              el cielo que estaba abierto
                                              negras nubes lo enlutaron,
                                              muchas lágrimas brotaron
                                              de los ojos de María,
                                              que en su regazo cubría
                                              aquel cuerpo maltratado,
                                              que luego resucitado
                                              a los cielos subiría. -

                                              Fue José de Arimatea
                                              tío abuelo de Jesús,
                                              quien lo bajó de la cruz
                                              junto al buen de Nicodemo,
                                              vieron el rostro sereno
                                              de quien su vida brindara,
                                              y a nuestras vidas salvara
                                              al librarnos de pecados,
                                              y en nuestra muerte llevados
                                              junto al que al mundo creara. -

                                             A su cuerpo recubrieron
                                             con un sudario de hilo
                                             y con silencio y sigilo
                                             entre lágrimas partieron,
                                             al Dios Padre le pidieron
                                             que, si Él resucitara,
                                             a su lado lo llevara
                                             para, en su resurrección,
                                             le diese la salvación
                                             a todo aquél que lo amara. -

                                             Ninguno lo vio salir
                                             de aquel sepulcro sellado,
                                             ni siquiera los soldados
                                             que de custodia tenía,
                                             fue muy grande la alegría
                                             de Magda y sus seguidores,
                                             al ver aquellos fulgores
                                             de dos ángeles alados,
                                             que dejaron confirmado
                                             que no tuvieran temores. -

                                             Fueron muchos que lo vieron
                                             y lo escucharon hablar,
                                             por eso que sin dudar
                                             su resurrección creyeron,
                                             juntos a su lado estuvieron
                                             hasta que llegó la hora,
                                            de subir con toda gloria            
                                            donde su padre esperara,
                                            y a su diestra lo sentara
                                            como premio a su victoria.

                                                             Adolfo “Vasco” Zabalza

                                                        --- 0 ---

         En Adolfo Zabalza, las “décimas” -las que escuchó por primera vez en boca de su padre y comenzó a hilvanarlas desde pibe-, son ritmo y fluidez expresiva que nos brinda en su canto como testimonio de vida. Frescura, gracia y realismo en todas y cada una de ellas.         

         Décimas directas, reflexivas, con el adjetivo justo y la rima oportuna. Hilvanadas en clave propia que hacen a la esencia de su decir. Décimas que registran sus “salvaciones diarias”, escritas con la caligrafía íntima de sus propias vivencias.

         Adolfo “Vasco” Zabalza, el que siente y escribe con sencillez, con autenticidad y en octosílabos. En versos octosílabos de a diez, una forma estrófica que, conservando su estructura tradicional, en su obra recobra vitalidad y se transforma en unidad poética, en la que el versificador creando en soledad le da paso al poeta, aunque él lo niegue.

         Y si lo niega, es porque es de los que para imponerse no necesita superar su discreción, ya que nunca ha pretendido más nombre que el verdadero ni más circunstancia que la que lo rodea. Es el que por obra de la pasión se identifica con la pasión de su obra, y punto.

         Y de agregar que es mi amigo, ya sería estar dándome dique. 

                                        Luis Alposta

domingo, 10 de abril de 2022

LA MACETA

       

        "La maceta"- inspirado en la historia clínica de un paciente con enfermedad de Alzheimer y en los autorretratos de William Utermohlen, el pintor con alzheimer que retrató su propio olvido hasta que la enfermedad difuminó por completo su rostro.



Autorretrato de William Utermohlen en 1967
antes de padecer la enfermedad.



        La enfermedad de Alzheimer comienza, por lo general, con perturbaciones de la memoria reciente. La amnesia de fijación constituye el síntoma principal. Los acontecimientos actuales ya no se retienen y se asiste a una desaparición retrógrada y progresiva de los recuerdos recientes, alcanzando sólo tardíamente a los recuerdos de juventud.
        En el lenguaje se observa la logoclonía, es decir, un tartamudeo en el que el sujeto repite el principio de las palabras o bien repite las mismas sílabas.
        Entre otros síntomas, figura también el de llevar a cabo movimientos de manos en actitud de ‘frotar’ o de ‘lavar ropa’, muy comunes en estos pacientes.
        Fue descrita por primera vez por el neuropatólogo alemán Alois Alzheimer en 1906.


LA MACETA

Los monosílabos
se filtran y gotean.
Una expresión de ausencia
y al mismo tiempo
la desesperación
en la mirada.
Un hombre entre otros hombres
como un muñeco hecho de olvidos
se debate en la nada
mientras frota sus ropas
con un gesto obstinado.
Sufre y él no lo sabe.
Está preso en sí mismo
en una tierra estéril.
En esa misma tierra
que se le ha vuelto ajena
dentro de una maceta
y que ahora
entre ausencias y olvidos
va derramando en los rincones
va derramando en los rincones
de un gran salón oscuro.


                                    Letra: Luis Alposta
                                   Música: Daniel Melingo y Miguel Zabaleta
 

LA MACETA - En las voces de Melingo y Zabaleta - Con autorretratos de William Utermohlen, 




jueves, 7 de abril de 2022

"EL ESCLAVO” - 1881 - Obra del escultor Francisco Cafferata

         "EL ESCLAVO” - 1881 -  Obra del escultor Francisco Cafferata 

         El escultor Francisco Cafferata (1861 – 1890) tenía veinte años cuando creó esta obra a la que llamó ”La esclavitud” (más conocida como “El esclavo”), ubicada en el Parque Tres de Febrero de la Ciudad de Buenos Aires (bosques de Palermo).

         Datos  grabados en la base de la obra:  

         Fue llevada al bronce en 1881 en la Fundición de A. Jonis, ubicada en la calle Malabia 434 de la ciudad de Buenos Aires, siendo exhibida al año siguiente en la Exposición Continental, en la que es premiada con medalla de oro. En 1905 fue adquirida por el gobierno porteño para su patrimonio cultural. 

    “CADENAS”
      (angotango)

        Letra: Luis Alposta - 2016
        Música: Pablo Banchero
          
Nostalgia, saudades, banzo*…
banzo, tristeza, dolor…
dolor, pena y sufrimiento
mar por medio y sin amor.

           Entre grillos y cadenas…
           sin congas ni batucadas…
           él baila a látigo y viento…
           ¡A lé, calunga musanga! *

     Rema y rema sin destino, entre oleaje y vientos
    que borrando su pasado hoy son su tormento
    Boga y boga entre las sombras, el dolor y el llanto
    Desarraigo y banzo, soledad, quebranto.

                                Dolor, ausencias y penas
                                sabe que no ha de volver
                                llanto, cadenas y banzo
                                un modo de enloquecer.

                                           Entre grillos y cadenas…
                                           sin congas ni batucadas…
                                           él baila a látigo y viento…
                                           ¡A lé, calunga musanga!

    *  Banzo: voz de origen africano que se refiere a la “saudade patológica” que, frecuentemente, sufrían los esclavos al ser llevados a tierras extrañas y verse despojados de familia y patria; privados de su cultura.  

        Según el Houaiss  Dicionário da Lingua Portuguesa: “estado inicial de alerta seguido de impulsos de ira, destrucción y profunda nostalgia seguida de apatía, inapetencia y, bastante a menudo, locura o muerte”.

    *  1 Calunga en lengua africana significó mar, y por asociación héroe, dios, y todo lo grandioso. 2 Musanga, voz de origen congolés, que repetían los esclavos para darse ánimo y conjurar el cansancio.

"CADENAS" - angotango - Letra: Luis Alposta - Música: Pablo Banchero
                                            Canta Pablo Banchero