jueves, 12 de diciembre de 2019

TANGOS Y VALSES PARA NAVIDAD


“NAVIDAD” - tango - Música: Fioravanti Di Cicco
Grabado por la Orquesta de Francisco Canaro el 13 / 5 / 1931


“NAVIDAD” - vals - Música: Osvaldo Pugliese - Letra: Eduardo Moreno
Canta: Jorge Maciel

“FELIZ NAVIDAD” – Orquesta de Juan D’Arienzo - Canta: Jorge Valdez  
.

“NAVIDAD EN TANGO” - tango de  J.N. Muñoz y Carmelo Napoli.
Orquesta: Jorge Dragone - Canta: Carmelo Napoli

“BRINDIS PARA NAVIDAD” - tango - Orquesta: Osmar Maderna 
Canta: Adolfo Rivas

“CANCIÓN DE NAVIDAD” – Canta: Libertad Lamarque

“UN TANGO SERÁ LA NAVIDAD” - Noelia

“FELIZ NOCHEBUENA” - tango - Orquesta: Mario De Marco - 
Canta: Argentino Ledesma

“BENDITA NOCHE BUENA” - Osvaldo Bazán 
con la Orquesta de Juan Sánchez Gorio

“EL VALS DE NOCHEBUENA” - Letra: Nestor Rodi - 
Musica: Domingo Losso - Orquesta: Alfredo de Angelis

jueves, 30 de mayo de 2019

13 MICROHISTORIAS SIN CUENTO





13 Microhistorias sin cuento

                                                          Luis Alposta

El cuento más breve del mundo
  
Corregía tanto que, invariablemente, terminaba corrigiendo lo corregido.
Un buen día decidió darle fin al cuento y le cambió el título. Lo llamó
“Versión definitiva”. Estuvo a punto de enviarlo a un concurso de microrrelatos, pero cambió de idea y se dijo a sí mismo: -¡Terminemos con esto!
Su frase predilecta era: “Pienso, luego desisto”.
En realidad, lo que él quería era llegar a ser el autor del cuento más breve del mundo. Era su obsesión.
Fue entonces cuando escribió O… y lo tituló “Alternativa”.
No conforme, pensó en escribir otro mucho más breve, tan breve que le permitiese prescindir hasta de las palabras. 
         Se quedó en la intención y lo logró.

Lo que Dios quiera

Reflexionaba sobre la impuntualidad del remordimiento, la indiferencia del tiempo y la eternidad del plástico… con el comodín del azar en la manga.

El pintor

Cansado de que rechazaran sus cuadros decidió exponer por su cuenta y tituló a la muestra: “Pinturas en tela de juicio”.

En aquella casa

En aquella casa todo era brilloso. En aquella casa la yerba y sus infusiones estaban prohibidas. En aquella casa nadie jugaba al ajedrez. En aquella casa, su dueño había adiestrado a un doberman, de tal manera… que toda vez que oía la palabra “mate”, obedecía.

Vecinos

Ella vivía en el quinto piso. Él, en el tercero. Al encontrarse a solas en el cuarto...  se acostaron.

Aritmomanía

A su primer hijo, como correspondía, lo llamó Primo.
Al segundo, Segundo. Al tercero, Tercio.
El problema fue con el cuarto. Como no hallaba el nombre apropiado, lo llamó Marco (después de todo un marco tiene cuatro lados, pensó).
El quinto fue Quintín. El sexto Sixto. Y el lobizón Septimio.
Fue entonces cuando Octavia, su mujer, le confesó que el verdadero padre de sus siete hijos… era el Nono.

La guillotina del párpado

Evitaba  parpadear para no echarla de menos.
Dejó de hacerlo y ella ya no estaba.

Abandono

No se sacaba el pijama ni para ir a dormir.

El colmo

Era siniestro, zurdo, comunista y cardíaco.

Medicina gramatical

Era profesor de castellano y estudiante de de medicina.
Una mañana, frente a la cama de un enfermo, reflexionaba: - La coma es una pausa en la oración, y el coma, es también una pausa... pero seguida de una oración.

Catalepsia

Cuando despertó, creyó escuchar que alguien le preguntaba a sus familiares: ¿Crema… o chocolate?  

Sus últimas palabras 

        Perdón señor ¿la estación del tren? 

Solitario y solidario 

       Aunque era un hombre solitario, su soledad era como la del dedo pulgar, la que no le impedía formar parte de la mano y darse siempre a los demás.







jueves, 18 de abril de 2019

LAS CRISIS Y EL "SÍNDROME DEL BOLERO"


Las crisis, de las que se hablan a diario, como sabemos, pueden ser económicas, laborales, ministeriales, morales o nerviosas, pero se ha llegado a un punto en que por razones de economía se las padecen juntas y al mismo precio. El de la salud.
Ya Juan Bautista Alberdi insistía hasta el cansancio en comparar el funcionamiento de la sociedad con el cuerpo humano. Para él la economía seguía leyes similares a las de la biología, y las crisis no eran parte de la dinámica de funcionamiento de un sistema económico, sino que constituían su patología. Alberdi comparaba las crisis económicas con epidemias de cólera, y las atribuía a las malas condiciones higiénicas del país.
Consecuentemente, la función del Estado bien podría ser comparada con la del médico, puesto que no se trata únicamente de poner a dieta al paciente, sino de tratarlo adecuadamente buscando superar la crisis y restituirle la salud.
Coincido con Alberdi, dado que, son muchos los que se preguntan actualmente cuál habrá de ser, de aquí en más, la evolución del enfermo.
Recordando que la influencia de una de nuestras crisis, hace ya algunos años, en la economía de otros países fue conocida como “efecto tango”, bien podríamos decir que nosotros, en cambio, nos hemos quedado con el “síndrome del bolero”.
Y explico por qué:
         Primero la incertidumbre. Una zozobra del ánimo ante la espera de “algo” que se presiente; de “algo que habrá de ocurrir”, pero que se ignora cuándo y cómo. Y esa “emoción de la espera”, es la que se llama ansiedad.
         Después la angustia, que significa estrechez, constricción, ahogo. Desde siempre y tal como la conocemos, la angustia real pasa a ser el resultado de una pérdida de las relaciones humanas que proporcionan seguridad.
         Y la ansiedad y la angustia, son las que suelen socavar la fe llevándonos a la desesperación.
         Ansiedad. Angustia. Desesperación (como en el conocido bolero de Osvaldo Farrés "Toda una vida"). Son las que, en ese orden, originan lo que he dado en llamar indistintamente  "síndrome del pecado original" * o "síndrome del bolero” . Un síndrome que venimos padeciendo desde hace ya mucho tiempo. Tanto, que sin necesidad de remontarnos a nuestros orígenes, nos bastaría con recordar que en 1880 debíamos 86 millones de pesos y diez años después llegamos a deber 355 sin que a nadie se le haya ocurrido pensar en cómo se iban a pagar.
         En un diario de la época, El Censor, del 1° de diciembre de 1885, aparecieron estos versos:

Sus hazañas calle Roma,
calle Esparta su virtud;
¡silencio! que al mundo asoma
la gran deudora del Sud.

Los versos eran de Sarmiento, quien poco antes había afirmado que “cada argentino, en plata, nace debiendo más de lo que pesa”.

Claro que, una cosa es vivir en crisis o en continua crisis y otra muy distinta es "vivir" la crisis. Verás tristeza donde vayas, sintetizaba Roberto Arlt. Algo que, por esas extrañas asociaciones de la memoria, me recuerda una frase de Wimpi:-El único agujero que pierde para adentro es el del bote. ¿El único?, pregunto.
          
Van tres videos :

"Las crisis" - de y por Alfredo E. Gobbi (c. 1910)


"Matufias" - de y por Ángel Villoldo (1903)

                        "Toda una vida" - bolero de Osvaldo Farrés - 
                                         Canta Tito Rodríguez

jueves, 11 de abril de 2019

TANGOS EN CORTOS ANIMADOS


 “En tus brazos” - Creado por tres animadores franceses, François-Xavier Goby, Edouard Jouret y Matthieu Landour, quienes hicieron este corto mientras estudiaban en la escuela de animación Supinfocom Valenciennes.

“En tus brazos” - Música: Carlos Zárate (Francisco Román Montalvo) – Letra: Marvil (Elizardo Martínez Vila) - por Alfredo de Angelis y Oscar Larroca.

“El huracán”-Musica: Edgardo y Osvaldo Donato – Letra: Nolo López (Manuel López)
- por Edgardo Donato.

“Derecho viejo” -Creado por Rusharil Hutangkabodee - Animación 2D para proyecto final universitario- inspirada en la pareja de Deborah Quiroga y Carlos Barrionuevo en el Mundial de Tango 2006 en Buenos Aires.

“Derecho viejo” – Música: Eduardo Arolas – por Sexteto Tango.

“Tango del vampiro” -Creado por René Stark para Tesis de Diploma del programa "Visualización 3D y Animación" de Escuela vocacional EB Zurich para la educación superior.
         Bailarines. Luis Rubén Parra y Karin Schneider

“Tango del Vampiro” - Música: Daniel Melingo – Letra: Luis Alposta – canta Daniel Melingo