jueves, 14 de julio de 2016

ACERCA DE UN POEMA DE ANTONIO REQUENI

      En el Libro Del Padre, Antonio Requeni nos recuerda que, en los tiempos antiguos, el reconocimiento filial hacia la figura paterna estaba esencialmente ligado a la celebración del honor y el heroísmo, como lo demostró Jorge Manrique con sus coplas dedicadas a la muerte de su padre.
Pero Antonio Requeni, queriendo -según sus propias palabras- una poesía que sin dejar de ser espejo de los más hondos paisajes del alma, lo sea también de la más inmediata realidad, escribió este poema:

PIEDRA LIBRE

El padre juega con sus criaturas.
La cara vuelta contra la pared
y el brazo levantado hasta los ojos,
está contando como si llorara.
Y mientras cuenta sus criaturas crecen,
van por el mundo, suben escaleras,
se enamoran o estudian geometría.
Cuando termina de contar, el padre
entra en los cuartos y revisa muebles.
Apenas ve. ¿Quién apagó las luces?
Su voz, que ha enronquecido, los invita
a dejar de una vez sus escondites.
Y los hijos regresan, jubilosos.
¡Cómo han crecido! Son casi tan altos
como los sueños que en su juventud
solían desvelarlo dulcemente.
¡A contar! ¡A contar! -exclama el padre.
(Los grandes siempre vuelven a ser niños).
Y los hijos se apoyan contra el muro,
hunden la frente entre los brazos. Cuentan.
Y mientras cuentan -once, doce, trece...
el padre se va haciendo pequeñito.
Cuando terminan de contar lo buscan.
Lo buscan pero el padre no aparece. 
Se ha escondido debajo de la tierra. 

Adiós Nonino (1969) original -  Astor Piazzola y su quinteto

jueves, 7 de julio de 2016

ACERCA DEL BICENTENARIO DE NUESTRA INDEPENDENCIA

     
La histórica Casa de Tucumán (1868), 
 de Doña Francisca Bazán de Laguna
      Hace doscientos años que nuestro país comenzó su historia como Nación independiente y soberana.
         Pese a los numerosos conflictos y desacuerdos de la época, los congresistas reunidos en Tucumán, ¡en la casa de Tucumán!, optaron por declarar solemnemente la independencia. ¡Nuestra independencia! Eso fue un martes del año 1816, para ser más preciso, el 9 de julio, día en que se propuso y se preguntó a los diputados allí reunidos si deseaban que las provincias de la Unión conformaran una nación libre e independiente. Y aquellos hombres, más allá de sus discrepancias, respondieron afirmativamente con una aclamación cerrada, disponiendo a continuación que el Acta de la Declaración de la Independencia fuese dada a la imprenta, redactada no solo en castellano, sino también en aimara y en quechua.
         Las primeras publicaciones fueron hechas en dos periódicos de Buenos Aires: en La Gazeta, el 17 de agosto de 1816 y, seis días después, en El Redactor del Congreso.
         

         Y fue a partir de aquel “9 de Julio” que comenzamos a hablar de la Patria, entendiendo su significado , no como algo abstracto, sino como algo que se crea día a día y entre todos.
         La Patria es nuestra casa.
         Y ahora siento la necesidad de repetir estos versos de Jorge Luis Borges:
…………………………………………….
Nadie es la patria, pero todos debemos
ser dignos del antiguo juramento
que prestaron aquellos caballeros
de ser lo que ignoraban, argentinos,
de ser lo que serían por el hecho
de haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
la justificación de aquellos muertos;
nuestro deber es la gloriosa carga
que a nuestra sombra legan esas sombras
que debemos salvar.

Nadie es la patria, pero todos lo somos.

……………………………………………..


"9 DE JULIO" - tango - Música de José Luis Padula 
Orquesta: Juan D'Arienzo


"Independencia" - tango de Alfredo Bevilacqua - Orq. de Juan D'Arienzo