jueves, 13 de agosto de 2015

ACERCA DEL LENGUAJE DE LOS GESTOS (2)

      Si  bien  el  lenguaje  de  los  gestos  nace  como  una  necesidad  entre  los  sordomudos, en  el  mundo  del  hampa,  con  tendencia  a  la  ocultación  frente  a  personas  ajenas,  el  lenguaje  gestual  se  impone  como  lengua  secreta.
            Y  así  como  hay  un  lunfardo  hablado,  también  existe  un  lunfardo  de  señas.  Es  un  lenguaje  que  se  practica  con  las  manos,  como  el  de  los  trapenses  o  el  de  los  boy-scouts.
Con Lionel Godoy
            Hablando  de  este  tema,  Edmundo  Rivero,  que  cantó,  en  el  sentido  lírico  del  término,  en  casi  todas  las  cárceles  de  Buenos  Aires,  solía  traer  a  cuento  estos  ejemplos:  pasarse  la  mano  por  la  solapa  quiere  decir:  ¡Ojo,  viene  la  cana!;  pasarse  el  dedo  por  la  mejilla  o  rascársela,  significa  “Cuidado,  el  tipo  que  tenés  al  lado  es  un  batidor”.  Pasarse  el  dorso  de  la  mano  por  la  mejilla  de  arriba  abajo  quiere  decir  “ese  tipo  es  un  cara  afeitada,  un  cara  lisa,  un  cafishio  o  explotador  de  mujeres”.  Una  vez,  en  una  cárcel,  Rivero  le  preguntó  a  un  interno  por  qué  estaba  allí.  Y  la  respuesta  fue  la  siguiente:  “¡DequerusaLa  Prensa!”  y  dejó  de  hablar.  Lo  que  ocurrió  fue  que  en  ese  momento  pasaba  un  guardián,  y  se  dio  cuenta  de  que  estaba  siendo  vigilado.  El  preso  había  querido  decir:  ¡Cuidado,  el  guardián!  Y  lo  de  ‘Prensa’, aludiendo al diario, porque  lo  informa  todo.

            Un día de 1989, fui invitado a dar una charla sobre "poesía lunfarda" para los reclusos de la Cárcel de Olmos, en La Plata, a  la que concurrí en compañía de Lionel Godoy. 
            Cuando se habló del ‘lenguaje de los gestos’, demás está decir que el que terminó aprendiendo fui yo. 

"El penado 14" - tango - Letra: Carlos Pesce - Música: Magaldi - Noda
Canta: Agustín Magaldi