miércoles, 20 de julio de 2011

ACERCA DE JUAN CARLOS ALTAVISTA (MINGUITO)

... que nos dejó en un "día del amigo" (4 de enero de 1929 – 20 de julio de 1989) 

MINGUITO

Hoy,
cuando la palabra vecino
nos lleva a pensar más en un extraño
que en los cosos de al lao;
hoy, cuando ya no se sacan
sillas a la vereda en tardes de verano,
su recuerdo
nos vuelve a la amistad y al barrio más que nunca.
Es que… humor y ternura...
eran en él una expresión de afecto.
Su gracia y su inocencia eran su abrazo;
un apretón de manos con sombrero y pantuflas.
Una sonrisa pícara
-que incluye escarbadientes-
y una vieja bufanda.
Él era un chico grande.
Era un modo de hablar rozando el disparate,
ignorando las eses,
confundiéndolo al otro,
jugando con palabras.
¡Y nosotros sus cómplices!
Nos hacía reír… ¡Lo que no es poco!
Era masa de “rioba”
con la que modelaba su condición humana.
Él era todo eso.
¡Era Minguito!
Juan Carlos Altavista
 - ¡Qué hacé tri tri! -
haciéndonos sentir más vivos y más buenos.
Él era ese atorrante que nos enternecía...
y al que extrañamos mucho.
¡Sí señó!

Luis Alposta
 "MINGUITO" de y por L. A.
(Click en el triángulo de play)

"ORACIÓN A SAN MINGUITO" -  de Roberto Peregrino Salcedo (autor de sus memorables libretos) - en la voz de Luis Alposta
(Click en el triángulo de play)