jueves, 16 de junio de 2011

ACERCA DEL SUEÑO


Dibujo de Norberto Pagano

En la mitología griega, el dios del sueño se llamaba Somnus, y su hijo Morfeo era el que se encargaba de formar los sueños de quienes dormían. 
En la mitología romana, sin más vueltas, al dios del sueño se lo llamaba Sueño, hijo de la Noche y hermano gemelo de la Muerte. Tenía su morada en una oscura cueva en el lejano oeste, donde nunca brillaba el sol y todas las cosas estaban sumidas en el silencio. Cerca de aquella cueva corría el río del Olvido, y junto a él crecían amapolas y otras plantas con propiedades somníferas. Allí, ni el gallo mañanero, ni los perros podían alterar tanta tranquilidad. Y a propósito: cuando yo tenía trece años, en una de las tantas mañanas en las que he tenido que abandonar la cama a regañadientes, pergeñé estos versitos:

                                                           Cuando el sueño me lleva de la mano 
                                                           a su mundo oscuro y silencioso,
                                                           mi espíritu ya libre se pregunta:
                                                           ¿Por qué soy tan dichoso?

                                                           Mas de pronto se desvanece todo.
                                                           La luz del día me dice: -Tú has soñado.
                                                           Y al ver la realidad yo me pregunto:
                                                           ¿Por qué habré despertado?

Cincuenta años después, a estos cuartetos que, curiosamente, nunca olvidé, les di una “inyección de lunfardo” y quedaron así: 

                                               Cuando le doy la mano al apoliyo
                                                           y a la vigilia no le paso bola,
                                                           me siento el trompa de mi propio sueño;
                                                           fiolo de un tiempo en que la paso piola.

                                                          Pero el fiolo se pianta con el día.
                                                          Se pianta todo, el tiempo y lo soñado.
                                                          Y otra vez juno al mundo y me pregunto:
                                                         ¿Por qué habré despertado?


"Soñar y nada más" - vals de Ivo Pelay y F. Canaro
 Por la orquesta de Aníbal Troilo,
con las voces de Alberto Marino y Francisco Fiorentino
(Click en el triángulo de play)