lunes, 25 de abril de 2011

ACERCA DE ADÁN Y EVA Y EL TANGO "DESDÉN"

       El poeta John Milton, en “El Paraíso perdido”, nos cuenta que Eva probó del fruto prohibido, y buscó más tarde, llorando, que Adán hiciese lo mismo.
            Aunque la belleza de Eva lo embelesaba, Adán luchó durante tres horas contra la tentación de comer y hacerse igual a ella; mientras tanto, tenía la manzana en la mano.
            Por fin dijo: “Eva, prefiero morir a sobrevivirte”. 
            Hasta aquí, lo dicho por Milton.

            Y, agrego, de haber existido entonces el tango “Desdén”, de Gardel y Battistella, Adán no hubiese dejado de recordar estos versos:
 
                                                     “Sin embargo ante el Eterno
                                                      será el mismo mi desdén...
                                                      En mi amor profundo y tierno
                                                      por seguirte hasta el infierno
                                                      ¡yo despreciaré el Edén!”

            Después, probó el fruto.
            Y Dios castigó a Eva por haber causado la Caída del Hombre. Y los mitógrafos también aportaron lo suyo, haciendo que se formara de una costilla de Adán, anécdota que se basa, al parecer, en la palabra hebrea tsela, que significa “costilla”, y también “infortunio”. ¡Y vaya si lo fue!
            Una vez expulsados del Paraíso, Adán, “aullando entre relámpagos, perdido en la tormenta de su noche interminable” (como diría Discépolo), rogó el perdón de Dios e hizo penitencia en un caudaloso río durante siete semanas. Y aquí, una vez más, nuestro primer padre bien pudo habérsele anticipado a Battistella con estas palabras:
 
                                                     “...Puede ser que el Dios piadoso
                                                          quiera darme su perdón.”


Audio: "Desdén". Tango de Gardel y Battistella, por Carlos Gardel.

Video: "La Creación"